Las Canicas

Página 1 de 7

Las Canicas

INTRODUCCI√?N
Son el juego infantil por excelencia. No conocen √©pocas ni fronteras. Los primeros antecedentes de los que se tiene noticia se remontan al antiguo Egipto y la Roma precristiana. Existe una aut√©ntica cultura infantil entorno a este juego. Una cultura que, por otra parte, no siempre ha complementado los estudios escolares; es m√°s, en muchas ocasiones ha sido el sustituto ideal de los deberes. Sin embargo, como tal cultura que es, posee, en las distintas comunidades que la han adoptado, nombres y caracter√≠sticas genuinas para describir las bolas seg√ļn el tipo y el tama√Īo. Por ejemplo, los ni√Īos americanos las llaman kabolas, steelies, jumbos, milkies o peewees, en orden descendente de tama√Īo.

REQUISITOS
Quiz√° gran parte del √©xito de este juego se deba a la simplicidad de los materiales requeridos, puesto que s√≥lo son necesarias algunas bolas peque√Īas o canicas, ya sean met√°licas, de cer√°mica, de vidrio, de pl√°stico o incluso de m√°rmol, por citar algunos ejemplos.
Además, resulta indispensable una buena dosis de ingenio en la medida en que el jugador debe adaptarse siempre al entorno escogido para el juego. Y por tanto, deberá adecuar el objetivo, las reglas y el grado de dificultad en función de ello.

OBJETIVO
Pretender describir la gran variedad de modalidades existentes en el juego de canicas queda fuera de lugar en esta gu√≠a r√°pida. As√≠ y todo, debemos tener en cuenta que existen rasgos comunes en los objetivos de todos ellos. Al tratarse de un juego de punter√≠a y precisi√≥n, el objetivo inicial siempre es acertar el blanco escogido, impulsando para ello la canica con el dedo pulgar con un golpe seco y preciso. En ning√ļn caso se admite el arrastre o acompa√Īamiento como t√©cnica para lanzar la canica.

MODALIDADES DEL JUEGO
Debido a las características singulares de este juego conocido por todos, preferimos describir tres de las modalidades más extendidas en todo el mundo que el desarrollo exhaustivo de alguna de las muchísimas variantes existentes.

EL BOMBARDERO
Es una variante f√°cil y entretenida, destinada a los m√°s peque√Īos. Se traza un c√≠rculo de unos 30 cm en el suelo y cada uno de los participantes coloca igual n√ļmero de canicas en el centro (dos, tres, cuatro... ). Se sortean los turnos de salida y se inicia el juego con el objetivo de bombardear las bolas agrupadas en el c√≠rculo. Las canicas que salgan del c√≠rculo al recibir el impacto pasar√°n a ser propiedad del jugador que ha lanzado en esa tirada. El juego termina cuando el c√≠rculo queda vac√≠o.

EL C√ćRCULO
Es el más conocido y posiblemente el más antiguo de los juegos de canicas. Existen bastantes variantes, pero el método básico utilizado consiste en trazar dos círculos: uno para determinar la posición del lanzador y otro en donde se encuentran las canicas (igual cantidad por cada participante). Cada jugador tira una canica con la intención de acertar a alguna de las del interior del círculo. Si lo consigue, es suya. Los jugadores más experimentados prefieren seguir tirando mientras acierten en el tiro, siempre con la misma bola y desde el punto en donde quedó la canica después de impactar con la otra. Otra opción, más equitativa para los principiantes, consiste en asignar una tirada a cada jugador.

EL T√?NEL
Consiste en introducir la canica desde una distancia determinada en un agujero o t√ļnel. Pueden participar tantos jugadores como se quiera. Las partidas se pueden jugar por un espacio de tiempo previamente acordado o por n√ļmero de canicas a lanzar.
Asimismo puede haber un t√ļnel o varios de distinto tama√Īo de entrada y, consecuentemente, de distinta puntuaci√≥n. Todo depender√° del ingenio de los jugadores. Una simple caja de zapatos permite recortar hasta cuatro o cinco agujeros de distinta medida. As√≠ de f√°cil.

Página 1 de 7


Paginas: