Introducci贸n

Página 1 de 5

La extraordinaria fascinaci贸n que el juego ha ejercido sobre hombres y mujeres a trav茅s de los siglos -a menudo a costa de su solvencia y en algunas ocasiones de su salud e incluso de su vida- se revela como una de las motivaciones m谩s profundas de la naturaleza humana. El juego ha existido en diversas modalidades en casi todas las sociedades, lo mismo antiguas que modernas. En pinturas halladas en tumbas y dibujos sobre cer谩mica del antiguo Egipto, cuya existencia se remonta al a帽o -3500, aparecen representados hombres o dioses lanzando dados, tanto con el simple fin de jugar como con el de predecir fortuna. El primer dado que se utiliz贸, llamado astr谩galo, consist铆a en un peque帽o hueso de cuatro lados, procedentes del tobillo de un cordero o cabra. Ejemplares de astr谩galo -tambi茅n denominado taba-, han sido hallados en numerosos yacimientos prehist贸ricos. Nuestro moderno dado de seis lados, descubierto por primera vez en Irak y en la India, data del a帽o -3000. Posteriormente, hacia el a帽o -1400, se introdujo una modificaci贸n, por la que los lados opuestos del dado siempre suman siete.

Hay varias teor铆as acerca del origen de las cartas de juego. Mientras algunos historiadores lo sit煤an en la antigua Corea o en la India, otros sostienen que los naipes se derivan del papel moneda chino. De lo que, no existe duda alguna es que inicialmente fueron utilizados con fines adivinatorios. En Europa, el juego del dado se populariz贸 a finales del siglo XIV. La primera referencia a un paquete de cincuenta y dos cartas conocida se encuentra en un manuscrito que data de 1377.

Dada la enorme popularidad de que goza el juego, no resulta sorprendente que todas las tentativas de suprimirlo, provenientes tanto de la autoridad civil como de la religiosa, -empezando por los antiguos griegos, que lo vieron como una amenaza a la organizaci贸n del estado- nunca hayan tenido 茅xito a largo plazo. En la actualidad es otra la importancia concedida al juego, y 茅ste se dirige hacia formas socialmente aceptables en lugar de ser prohibido por completo.

De acuerdo con los fines de este libro, defino el juego como el conjunto de juegos de azar o de habilidad en que las apuestas no se sit煤an a favor del jugador. Si usted cuenta con ventajas reales de cara al 茅xito, lo que practica no es el juego, sino una forma de inversi贸n, por supuesto preferible desde un punto de vista financiero. De ser 茅se el caso, usted est谩 matem谩ticamente seguro de obtener a largo plazo un beneficio, del mismo modo que en cualquier otro negocio con un rendimiento fijo. De hecho, esta es la forma en que opera un casino: siempre disfruta de una posici贸n favorable. El casino se sirve de una forma de negocio leg铆tima y, en consecuencia, debe extraer beneficios. El resto de los jugadores apuesta con menos probabilidades de 茅xito y espera de alguna manera tener suerte.

Si se me solicitase dar un lema que resumiera el principal tema del libro, ser铆a este: 芦Conozca sus probabilidades禄. Un jugador dotado de tal conocimiento cuidar谩 de no apostar su dinero en un juego absurdo. El texto pretende, en primer lugar, esclarecer las reglas de los juegos m谩s practicados, tanto en los casinos de todo el mundo como en los hogares; y en segundo t茅rmino, aconsejar las maneras mas provechosas de jugar, tomando como base el conocimiento de las probabilidades. Si usted sigue las estrategias que recomendamos, sus apuestas alcanzar谩n el m谩ximo grado de seguridad y sus perspectivas de ganar, o al menos de evitar una gran p茅rdida, se ver谩n sensiblemente mejoradas.

Por supuesto, aunque los juegos b谩sicos se ajustan a las mismas caracter铆sticas, no se practican de igual manera en todas partes del mundo. Para tener conocimiento de las ventajas se necesitar谩 tenerlo tambi茅n de las leyes del juego, variaciones de las reglas y costumbres del casino del pa铆s donde se quiera probar fortuna. Por todo ello, y pensando en el viajero, este libro incluye tambi茅n una gu铆a internacional de los principales pa铆ses en los que se puede disfrutar del juego de casino.


Página 1 de 5


Paginas: