Los dos hidalgos de Verona (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 30 de 44

Escena primera
Bosque entre Milán y Verona
Entran varios BANDIDOS
     BANDIDO 1.º -Compañeros, preparaos. Veo venir a un viajero.
     BANDIDO 2.º -¡Así vengan diez! ¡Firmes y despachémosles! (Entran VALENTÍN y RELÁMPAGO.)
     BANDIDO 3.º -¡Alto! Entregadnos cuanto lleváis o vamos a tenderos y desvalijaros.
     RELÁMPAGO. -¡Estamos perdidos, señor! Son los malhechores que tanto temen los viajeros!
     VALENTÍN. -(Dirigiéndose a los BANDIDOS.) Amigos míos...
     BANDIDO 1.º -No hay amigos que valgan; somos enemigos vuestros.
     BANDIDO 2.º -¡Silencio! Espera a ver qué quiere decirnos.
     BANDIDO 3.º -Sí, ¡por mis barbas! Tiene un aspecto simpático.
     VALENTÍN. -Sabed que no tengo gran cosa que perder. Os halláis ante un hombre combatido por la adversidad. Mis riquezas consisten en estos pobres vestidos. Si me los quitáis, me habéis quitado todo cuanto poseo.
     BANDIDO 2.º ¿Adónde vais?
     VALENTÍN. -A Verona.
     BANDIDO 1.º-¿De dónde venís?
     VALENTÍN. -De Milán.
     BANDIDO 3.º -¿Habéis permanecido mucho tiempo allí?
     VALENTÍN. -Unos diez y seis meses, y más larga hubiera sido mi estancia a no impedírmelo mi mala suerte.
     BANDIDO 1.º -¿Que habéis sido desterrado de allí?
     VALENTÍN. -Sí.
     BANDIDO 3.º -¿Por qué delito?
     VALENTÍN. -Por una falta que me es doloroso recordar. He matado a un hombre, de cuya muerte estoy sinceramente arrepentido. Sin embargo le maté en combate leal, sin falsa ventaja ni vil traición.
     BANDIDO 1.º -Entonces no tengáis remordimiento alguno. Pero ¿cómo se os ha desterrado por semejante pecadillo?
     VALENTÍN. -Estoy satisfecho de haber salido tan bien librado.
     BANDIDO 1.º -Por casualidad, ¿sabéis idiomas?
     VALENTÍN. -Es una ventaja que debe mi juventud a sus viajes y sin la cual hubiera sido frecuentemente desgraciado.
     BANDIDO 3.º -¡Por el cráneo pelado del obeso fraile Robín de la Capucha! Este compañero sería un verdadero rey para nuestra banda.
     BANDIDO 1.º -Le tendremos. Una palabra, señor.
     RELÁMPAGO. -Mi amo, haceos de los suyos. ¡Es una honrada cuadrilla de ladrones!
     VALENTÍN. -¡Silencio, idiota!
     BANDIDO 2.º -Decidnos: ¿os queda algún recurso?
     VALENTÍN. -Ninguno, sino mi buena suerte.
     BANDIDO 3.º -Sabed, entonces, que algunos de nosotros somos individuos de ilustre nacimiento, a quien las consecuencias de una desenfrenada juventud tienen apartados de la sociedad legal. Yo mismo he sido desterrado de Verona por haber querido robar a una dama, rica heredera, parienta cercana del duque.
     BANDIDO 2.º Y yo de Mantua, a causa de un hidalgo, a quien, en mi cólera le atravesé el corazón.
     BANDIDO 3.º -Y yo también he sido desterrado por pecadillos del mismo jaez.

Página 30 de 44
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: