Los dos hidalgos de Verona (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 40 de 44

-Ahí viene el duque. (Entra el DUQUE.)
     DUQUE. -Felices, señor Proteo. Felices, Turio. ¿Quién de vosotros ha visto hoy a Eglamur?
     TURIO. -Yo no.
     PROTEO. -Ni yo.
     DUQUE. -¿Habéis visto a mi hija?
     PROTEO. -Tampoco.
     DUQUE. -Pues entonces no me cabe ya duda de que se ha fugado, en compañía de Eglamur, para reunirse con ese miserable de Valentín. No hay duda, porque fray Lorenzo, les ha encontrado a los dos en el bosque, por donde pasaba para hacer penitencia. A Eglamur le ha reconocido desde luego. A Silvia no, porque iba disfrazada, pero sospecha que era ella. Por otro lado, mi hija tenía intención de ir a confesarse esta tarde a la celda de fray Patricio y no ha aparecido por allí. Estos indicios corroboran su fuga. Por consiguiente, os ruego ahorrar tiempo en palabras y montad a caballo y venid a encontrarme en la vertiente de la montaña, en dirección a Mantua, pues por allí han huido. Daos prisa, apreciables caballeros, y seguidme. (Sale.)
     TURIO. -¡Vaya! Se necesita ser una muchacha loca para huir de la felicidad. Iré a buscarla, más por vengarme de Eglamur que por amor a esa ligera Silvia. (Sale.)
     PROTEO. -Y yo te seguiré, más por amor a Silvia que por odio a Eglamur, en cuya compañía se ha fugado. (Sale.)
     JULIA. -Y yo también iré, pero más por impedir ese amor que por rencor a Silvia, a quien el amor la ha impulsado a fugarse. (Sale.)


Escena III
Fronteras de Mantua. -El bosque
Entran BANDIDOS, con SILVIA
     BANDIDO 1.º-Venid, venid; tened paciencia. Vais a comparecer ante nuestro capitán.
     SILVIA. -Un millar más de desgracias me han enseñado a soportar ésta pacientemente.
     BANDIDO 2º. -Vamos, conducidla.
     BANDIDO 1.º -¿Y el caballero que iba con ella?
     BANDIDO 3.º -Era ágil de pies y se nos ha escapado, pero Moisés y Valerio le siguen. (Al 1.º) Ve tú con ella al extremo occidental del bosque; allí está el capitán. Nosotros vamos a ojear al que se ha evadido. Nuestros camaradas están escalonados en todo el lindero del bosque; es imposible que se escape. (Salen todos, excepto el BANDIDO 1.º y SILVIA.)
     BANDIDO 1.º -Venid, voy a conduciros a la cueva de nuestro capitán. Nada temáis; es de carácter noble e incapaz de faltar al respeto a una mujer.
     SILVIA. -¡Oh, Valentín! Por ti sufro esto. (Salen.)


Escena IV
Otra parte del bosque

Página 40 de 44
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: