Macbeth (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 22 de 55

sino que yo sería cabeza y raíz
de muchos reyes. Si en ellas hay verdad,
como en ti sus profecías han brillado,
Macbeth, ¿por qué, por las verdades que contigo
se han cumplido, no pueden ser también mi oráculo
y alimentar mi esperanza? Mas silencio, ya basta.

Clarines. Entran MACBETH como rey LADY MACBETH,
LENNOX, ROSS, NOBLES y acompañamiento.

MACBETH
Aquí está nuestro huésped principal.
LADY MACBETH
Haberle olvidado
habría sido un vacío en el banquete
y una gran desatención.
MACBETH
Esta noche celebramos una cena de gala,
y desearía tu presencia.
BANQUO
Majestad, dictadme vuestras órdenes,
a las cuales mi lealtad está ligada
por siempre con un nudo indisoluble.
MACBETH
¿Cabalgas esta tarde?
BANQUO
Sí, mi señor.
MACBETH
Si no, habría solicitado tu buen consejo,
siempre ponderado y provechoso,
en nuestra junta de hoy. Lo oiré mañana.
¿Vas lejos?
BANQUO
Señor, tan lejos que mi tiempo se ocupe
hasta la cena. Si mi caballo no es más rápido,
le pediré prestadas a la noche
una o dos de sus horas oscuras.
MACBETH
No faltes al banquete.
BANQUO
Señor, no faltaré.

MACBETH
Me dicen que mis sangrientos parientes
residen en Inglaterra a Irlanda. No confiesan
su cruel parricidio y propagan
pasmosos infundios. Hablemos mañana de ello,
así como de otros asuntos de Estado
que hemos de tratar conjuntamente. ¡Monta ya!
Adiós y hasta la noche. ¿Te acompaña Fleance?
BANQUO
Sí, mi señor, y el tiempo nos apremia.
MACBETH
Corran los caballos raudos y seguros;
a sus lomos os confío. Adiós.

Sale BANQUO.

Que cada cual disponga de su tiempo
hasta las siete de esta noche.
Para que vuestra compañía sea más grata,
deseo quedarme solo hasta la hora de la cena.
Hasta entonces, Dios os guarde:

Salen [todos menos MACBETH y un CRIADO].

Tú, un momento.

Página 22 de 55
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: