Ricardo II (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 2 de 68

o dignamente, como cumple a un buen vasallo,
por hechos conocidos de traición?
GANTE
Por lo que he podido tantearle,
le acusa por un claro peligro contra vos
que ha visto en él, no por rencor obstinado.
RICARDO
Traedlos, pues, a mi presencia. Cara a cara
y ceño contra ceño, ante nos
libremente hablarán acusador y acusado.
Ambos son altivos y, en su ensañamiento,
sordos como el mar, prontos como el fuego.

Entran BOLINGBROKE y MOWBRAY.

BOLINGBROKE
¡Viva muchos años de felices días
mi augusto soberano, mi afable Majestad!
MOWBRAY
¡Cada día más feliz que el anterior,
hasta que el cielo, envidiando la suerte de la tierra,
añada un título eterno a vuestra corona!
RICARDO
Gracias a ambos; mas uno de los dos me adula,
a juzgar por el pleito que aquí os trae:
acusar de alta traición el uno al otro.
Primo Hereford, ¿cuáles son tus cargos
contra el Duque de Norfolk, Tomás Mowbray?
BOLINGBROKE
Primero - el cielo atestigüe mis palabras -,
con lealtad fervorosa de vasallo,
mirando por la seguridad de mi príncipe
y libre de rencores ilegítimos,
ante vos comparezco como acusador. –
Ahora, Tomás Mowbray, me vuelvo hacia ti,
y advierte el tratamiento, pues mis cargos
mi cuerpo ha de probarlos en la tierra
o mi alma defenderlos en el cielo.
Eres un traidor y un desleal,
muy noble para serlo y muy ruin para estar vivo:
cuanto más claro está el cielo y más relumbra,
más horribles son las nubes que lo surcan.
Una vez más, agravando tu baldón,
hundo en tu garganta el nombre de traidor
y, antes de partir, quiero, con la venia,
demostrarlo con mi espada justiciera.
MOWBRAY
Que mi calma no desmienta mi lealtad.
No es el forcejeo de una riña de mujeres,
el estrépito de lenguas afiladas,
lo que va a decidir nuestra querella.
Aún hierve la sangre que la muerte ha de enfriar.
Mas tampoco puedo blasonar de una dulzura

Página 2 de 68
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: