Ricardo II (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 8 de 68


Encomiéndame a tu hermano Edmundo de York.
Bien, es todo. Mas no partas todavía:
aunque es todo, no te vayas tan deprisa.
Recordaré algo más. Dile - ah, ¿qué? –
que venga a verme a Pleshey sin más demora.
Mas, ¡ay!, allá, ¿qué ha de ver el buen York ahora
sino estancias vacías, paredes desnudas,
piedras sin hollar, cocinas desiertas?
¿Y qué bienvenida sino amargas quejas?
Dale mis recuerdos: no ha de visitarme
buscando un dolor que está en todas partes.
Desolada, triste, a mi muerte parto.
Mi último adiós te lo doy con llanto.

Salen.
I.iii Entran el LORD MARISCAL y el Duque de AUMERLE.

LORD MARISCAL
Lord Aumerle, ¿está armado Enrique de Hereford?
AUMERLE
Sí, de todo punto, y ansía combatir.
LORD MARISCAL
El Duque de Norfolk, resuelto y animoso,
aguarda el toque de clarín de su adversario.
AUMERLE
Entonces los contendientes están prestos y sólo esperan la llegada del rey.

Toque de clarines. Entra el rey [RICARDO] con GANTE, BUSHY, BAGOT, GREEN y
otros nobles. Cuando se han sentado, entran MOWBRAY, Duque de Norfolk, en armas,
y un HERALDO.

RICARDO
Lord Mariscal, preguntad al combatiente
la razón de su presencia aquí, en armas.
Demandad su nombre y, como es de rigor,
que jure la justicia de su causa.
LORD MARISCAL
En nombre de Dios y del rey, decid quién sois,
por qué venís en armas como caballero,
contra quién venís y cuál es vuestra causa.
Decid la verdad por vuestra fe y juramento,
y que os guarden el cielo y vuestro arrojo.
MOWBRAY
Soy Tomás Mowbray, Duque de Norfolk,
y vengo aquí, obligado por mi juramento
- no permita Dios que lo viole un caballero -,
tanto a defender mi lealtad a Dios,
a mi rey y a mis descendientes
contra el Duque de Hereford, que me reta,
como, por la gracia de Dios y por mi brazo,
a probar, con mi defensa, que él es un traidor

Página 8 de 68
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: