Ricardo II (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 9 de 68

a mi Dios, a mi rey y a mi persona.
¡Premie el cielo la lealtad de mi combate!

Toque de clarines. Entran [BOLINGBROKE,] Duque de Hereford, en armas, y un
HERALDO.

RICARDO
Lord Mariscal, preguntad al caballero en armas
quién es, por qué viene aquí
con coraza y atuendo de guerra
y, según las formalidades de la ley,
haced que jure la justicia de su causa.
LORD MARISCAL
¿Cómo os llamáis? ¿Por qué acudís
a la regia palestra ante el rey Ricardo?
¿Contra quién venís y cuál es la disputa?
Hablad como fiel caballero, y que el cielo os guarde.
BOLINGBROKE
Soy Enrique de Hereford, Lancaster y Derby,
y me presento en armas, dispuesto
a probar en combate, por la gracia de Dios
y mi arrojo, que Tomás Mowbray, Duque de Norfolk,
es un traidor infecto y peligroso
al Dios del cielo, al rey y a mi persona.
¡Premie el cielo la lealtad de mi combate!
LORD MARISCAL
Bajo pena de muerte, no tenga ninguno
la osadía de entrar en la palestra,
excepto el Mariscal y aquellos oficiales
designados para este noble cometido.
BOLINGBROKE
Lord Mariscal, dejad que bese la mano del rey
y doble la rodilla ante Su Majestad,
pues Mowbray y yo somos cual dos hombres
que hacen voto de larga peregrinación.
Permitidnos, pues, una solemne despedida
y un sentido adiós a todos los nuestros.
LORD MARISCAL
Majestad, el retador os saluda lealmente
y desea besaros la mano y despedirse.
RICARDO
Descenderé para abrazarle.
Primo de Hereford, cual tu causa es justa,
así sea tu suerte aquí en esta lucha.
Adiós, sangre mía; si tú hoy la viertes,
habré de sentirla, no vengar la muerte.
BOLINGBROKE
No malgaste llanto ningún ojo noble
por mí si me hiere la lanza de Mowbray.
Seguro cual vuela el halcón contra el pájaro,
así yo ahora a Mowbray pretendo afrontarlo.
Mi amado señor, de vos me despido. -
Y de ti, noble primo, lord Aumerle;

Página 9 de 68
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: