Ricardo II (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 10 de 68

trato con la muerte, mas no estoy enfermo,
sino joven, fuerte y con gozoso aliento.
Lo más exquisito, como en un festín,
pues lo hace más dulce, dejo para el fin. –
Vos, autor terrenal de mi sangre,
cuyo espíritu joven, en mí renacido,
me levanta con doble vigor
para que alcance una alta victoria,
reforzad mi armadura con las preces
y, bendiciéndome, haced mi lanza de acero
para que traspase la cota de cera de Mowbray
y dé nuevo brillo al nombre de Gante
en la acción vigorosa de su hijo.
GANTE
Dios te sea propicio en tu justa causa.
Sé rápido cual rayo en el combate
y que tus golpes, doblemente redoblados,
caigan como el trueno aturdidor sobre el casco
de tu infame adversario y enemigo.
¡Excita esa sangre joven, triunfa y vive!
BOLINGBROKE
¡Pues que mi inocencia y San Jorge me auxilien!
MOWBRAY
Comoquiera que Dios o Fortuna dicten mi suerte,
vivirá o morirá, fiel al rey Ricardo,
un leal y honorable caballero.
Jamás un cautivo arrojó con más alegría
sus cadenas serviles y abrazó
su dorada y abierta libertad
que mi alma gozosa celebra
el festín de esta lucha contra mi adversario.
Poderoso rey, nobles compañeros,
años de ventura yo ahora os deseo.
Como el que va a fiestas, voy yo a pelear:
en pecho sereno vive la verdad.
RICARDO
Adiós, mi señor. Observo tranquilo
virtud y valor en tu ojo unidos.
Mariscal, disponed el comienzo de la lucha.
LORD MARISCAL
Enrique de Hereford, Lancaster y Derby,
recibid vuestra lanza y haga Dios justicia.
BOLINGBROKE
Fuerte como torre en la esperanza, digo amén.
LORD MARISCAL
Llevadle esta lanza a Tomás, Duque de Norfolk.
HERALDO 1.°
Enrique de Hereford, Lancaster y Derby
comparece, por Dios, por su rey y por sí mismo,
bajo pena de perjurio y felonía,
para probar que el Duque de Norfolk, Tomás Mowbray,
es traidor a su Dios, a su rey y a sí mismo

Página 10 de 68
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: