Ricardo II (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 16 de 68


RICARDO
¿Qué dijo mi primo al despedirse?
AUMERLE
«Adiós»,
y, como a mi alma repugnaba que mi lengua
profanase esta palabra, me las compuse
para fingir un pesar tan angustioso
que parecía sepultarme las palabras.
Si un «adiós» hubiera alargado las horas
y añadido años a su breve destierro,
le habría dado un libro entero de adioses,
pero, al no ser posible, no le di ni uno.
RICARDO
Primo, él es primo nuestro; aunque es dudoso
que, cuando en su hora vuelva del destierro,
nuestro pariente venga a ver a sus amigos.
Nos mismo, y Bushy, Bagot y Green
hemos notado que adulaba al pueblo,
que parecía meterse en su alma
con humilde y afable cortesía
y malgastaba reverencias con esclavos,
halagando al artesano con arteras sonrisas
y soportando con paciencia su infortunio,
casi para llevarse al destierro su cariño.
Se quita el gorro ante una pescadera,
dos carreteros le desean que Dios le ayude
y reciben el tributo de su genuflexión
con un «gracias, amigos, compatriotas»,
cual si fuera a ser suya mi Inglaterra
y él mi sucesor a los ojos de mis súbditos.
GREEN
Bueno, ya se ha ido, y con él estas ideas.
Ahora, respecto a los rebeldes irlandeses,
se impone desbravarlos pronto, Majestad,
antes que nuestra omisión les dé más medios
en beneficio suyo y vuestra pérdida.
RICARDO
A esta guerra he de ir yo en persona
y, pues mis arcas, con tan regia corte
y tan pródigos obsequios, se han aligerado,
me veo en la obligación de arrendar mi reino,
con cuyas rentas podremos atender
los asuntos que llevamos. Si esto no basta,
dejaré fueros en blanco a mis representantes
para que, sabiendo quiénes son los ricos,
los rellenen indicando grandes sumas
con las que subvenir a mis necesidades,
pues salgo para Irlanda de inmediato.

Entra BUSHY.

¿Alguna novedad, Bushy?
BUSHY
El viejo Gante está muy grave, mi señor,

Página 16 de 68
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: