Ricardo II (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 44 de 68

ante un cambio. Dolor anuncia infortunio.
JARDINERO
Atad esos albaricoques tan colgantes,
que, como niños indóciles, hacen que su padre
se doble bajo el pródigo peso.
Ponedles apoyos a las ramas curvadas.
Igual que un verdugo, ve a cortarles
la cabeza a los brotes presurosos
que se encumbran demasiado en nuestro reino.
En nuestro gobierno todo ha de igualarse.
Estando tú en eso, yo voy a arrancar
las malas hierbas que, sin beneficio,
roban la fuerza del suelo a la flor lozana.
AYUDANTE
¿Por qué hay que guardar en este recinto
la ley, la forma y la medida,
cual si fuera nuestro estado en miniatura,
cuando nuestro reino, jardín por el mar ceñido,
se llena de hierbajos que asfixian a las flores,
de árboles frutales sin podar, de setos desmedrados,
de arriates sin cuidar y de hierbas sanas
cuajadas de gusanos?
JARDINERO
Calla. El que ha traído esta revuelta primavera
sufre ahora la caída de la hoja.
La mala hierba que su ancho ramaje cobijaba,
que parecía sostenerlo al devorarlo,
la ha arrancado de cuajo Bolingbroke.
Me refiero al Conde de Wiltshire, Bushy y Green.
AYUDANTE
¡Cómo! ¿Han muerto?
JARDINERO
Sí, y Bolingbroke ha apresado
al pródigo rey. ¡Ah, qué pena que él
no haya cuidado y cultivado el reino
cual nosotros el jardín! A su tiempo
herimos la corteza, piel de nuestros árboles,
no sea que, hinchada de savia y de sangre,
de tanta riqueza se consuma.
Si él lo hubiera hecho con los que se encumbran,
ellos le habrían dado frutos de lealtad
y él los habría saboreado. Las ramas superfluas
las podamos para que vivan las fecundas.
Si él lo hubiera hecho, tendría la corona,
que ha perdido disipando tantas horas.
AYUDANTE
¿Tú crees entonces que el rey será depuesto?
JARDINERO
Sometido ya lo está; que sea depuesto
parece muy probable. Anoche recibió carta
un buen amigo del Duque de York
que traía malas noticias.
REINA
¡Ah, voy a ahogarme por no hablar! –

Página 44 de 68
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: