Ricardo II (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 49 de 68

movido por Dios en defensa de su rey.
Este lord de Hereford, a quien llamáis rey,
es un altivo y vil traidor a su rey
y, si le coronáis, yo aquí os profetizo:
la sangre de ingleses abonará la tierra
y los tiempos venideros gemirán por este crimen.
La paz morirá con los turcos e infieles
y en nuestro suelo de paz, por guerras turbulentas,
se matarán compatriotas y hermanos.
Desorden, horror, miedo y rebelión
habitarán aquí, y al país lo llamarán
el campo de Gólgota y de las calaveras.
Ah, si levantáis casa contra casa,
vendrá la división más dolorosa
que jamás cayó sobre esta tierra maldita.
Oponeos, evitadlo, impedidlo,
no os maldiga el hijo y los hijos del hijo.
NORTHUMBERLAND
Pues bien habéis hablado, en recompensa
os arrestamos como reo de alta traición. –
Monseñor de Westminster, encargaos
de custodiarle hasta el día de su juicio. –
Señores, ¿concedéis la petición de los comunes?
BOLINGBROKE
Traed a Ricardo, que pueda abdicar
a la vista de todos. Así obraremos
libres de sospechas.
YORK
Yo seré su escolta.

Sale.

BOLINGBROKE
Señores que estáis bajo arresto:
buscad quien avale vuestra comparecencia.
Con vuestro afecto poco estoy en deuda,
como poco esperaba de vuestro servicio.

Entran RICARDO y YORK.

RICARDO
Ah, ¿por qué he de presentarme ante un rey
antes de desechar los reales pensamientos
con los que reinaba? Aún no he aprendido
a congraciarme, halagar, hacer reverencias.
Dad tiempo al pesar para que me enseñe
esta sumisión. Sin embargo, bien recuerdo
las facciones de estos hombres. ¿No eran míos?
¿No gritaban «Viva el rey» en otro tiempo?
Así hizo Judas con Cristo, mas le fueron fieles
doce menos uno; a mí de doce mil, ninguno.
¡Dios salve al rey! ¿Ninguno dice amén?
¿Soy cura y monaguillo? Pues bien, amén.
Dios salve al rey, aunque ya no lo sea,
pero amén, si Dios el rey me creyera.

Página 49 de 68
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: