Romeo y Julieta (William Shakespeare) Libros Clásicos

Página 51 de 79

y noble caballero, el Conde Paris,
te hará una esposa feliz.
JULIETA
Pues por la iglesia de San Pedro y por San Pedro,
que allí no me hará una esposa feliz.
Me asombra la prisa, tener que casarme
antes de que el novio me enamore.
Señora, os lo ruego: decidle a mi padre y señor
que aún no pienso casarme y que, cuando lo haga,
será con Romeo, a quien sabes que odio,
en vez de con Paris. ¡Pues vaya noticias!

Entran CAPULETO y el AMA.

SEÑORA CAPULETO
Aquí está tu padre. Díselo tú misma,
a ver cómo lo toma.
CAPULETO
Cuando el sol se pone, la tierra llora rocío . ,
mas en el ocaso del hijo de mi hermano,
cae un diluvio.
¡Cómo! ¿Hecha una fuente, hija? ¿Aún llorando?
¿Bañada en lágrimas? Con tu cuerpo menudo
imitas al barco, al mar, al viento,
pues en tus ojos, que yo llamo el mar,
están el flujo y reflujo de tus lágrimas;
el barco es tu cuerpo, que surca ese mar;
el viento, tus suspiros, que, a porfía con tus lágrimas,
hará naufragar ese cuerpo agitado
si pronto no amaina.-¿Qué hay, esposa?
¿Le has hecho saber mi decisión?
SEÑORA CAPULETO
Sí, pero ella dice que no, y gracias.
¡Ojalá se casara con su tumba!
CAPULETO
Un momento, esposa; explícame eso, explícamelo.
¿Cómo que no quiere? ¿No nos lo agradece?
¿No está orgullosa? ¿No se da por contenta
de que, indigna como es, hayamos conseguido
que tan digno caballero sea su esposo?
JULIETA
Orgullosa, no, mas sí agradecida.
No puedo estar orgullosa de lo que odio,
pero sí agradezco que se hiciera por amor.
CAPULETO
¿Así que con sofismas? ¿Qué es esto?
¿«Orgullosa», «lo agradezco», «no lo agradezco»
y «orgullosa, no», niña consentida?
A mí no me vengas con gracias ni orgullos
y prepara esas piernecitas para ir
el jueves con Paris a la iglesia de San Pedro

Página 51 de 79
 



Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: