Celoso estremeño (Miguel de Cervantes Saavedra) Libros Clásicos

Página 46 de 46

Sólo no sé qué fue la causa que Leonora no puso más ahínco en desculparse, y dar a entender a su celoso marido cuán limpia y sin ofensa había quedado en aquel suceso; pero la turbación le ató la lengua, y la priesa que se dio a morir su marido no dio lugar a su disculpa

Página 46 de 46
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: