Entremeses (Miguel de Cervantes Saavedra) Libros Clásicos

Página 16 de 101


Aunque la rabia de celos
es tan fuerte y rigurosa,
si los pide una hermosa,
no son celos, sino cielos.
Tiene esta opinión Amor,
que es el sabio más experto:
que vale el peor concierto
más que el divorcio mejor.

Entremés det Rufián viudo llamado Trampagos

(Sale TRAMPAGOS con un capuz de luto, y con él, VADEMÉCUM, su criado con dos espadas de esgrima.)
TRAMPAGOS ¿Vademécum?
VADEMÉCUM ¿Señor?
TRAMPAGOS ¿Traes las morenas?
VADEMÉCUM Tráigolas.
TRAMPAGOS Está bien: muestra y camina,
Y saca aquí la silla de respaldo,
con los otros asientos de por casa.
VADEMÉCUM ¿Qué asientos? ¿Hay algunos por ventura?
TRAMPAGOS Saca el mortero, puerco, el broquel saca,
Y el banco de la cama.
VADEMÉCUM Está impedido;
Fáltale un pie.
TRAMPAGOS ¿Y es tacha?
¡Y no pequeña!
(Entrase VADEMÉCUM.)

TRAMPAGOS ¡Ah Pericona, Pericona mía,
Y aun de todo el concejo! En fin, llegóse
El tuyo: yo quedé, tú te has partido,
Y es lo peor que no imagino adónde;
Aunque, según fue el curso de tu vida,
Bien se puede creer piadosamente
Que estás en parte... aun no me determino
De señalarte asiento en la otra vida.
Tendréla yo, sin ti, como de muerte.
¡Que no me hallara yo a tu cabecera
Cuando diste el espíritu a los aire s,
Para que le acogiera entre mis labios,
Y en mi estómago limpio le envasara!
¡Miseria humana! ¿Quién de ti confia?
Ayer fui Pericona, hoy tierra fría,
Como dijo un poeta celebérrimo.
( Entra CHIQUIZNATE, rufián.)

CHIQUIZNATE Mi so Trampagos, ¿es posible sea
Voacé tan enemigo suyo,
Que se entumbe, se encubra y se trasponga
Debajo desa sombra bayetuna
El sol hampesco? So Trampagos, basta

Página 16 de 101
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: