Entremeses (Miguel de Cervantes Saavedra) Libros Clásicos

Página 36 de 101


SOLDADO. ¿Qué más le has dado?
SACRISTÁN. En un billete envueltos, cien mil deseos de servirla.
SOLDADO. Y ella ¿cómo te ha correspondido?
SACRISTÁN. Con darme esperanzas propincuas de que ha de ser mi esposa.
SOLDADO. Luego ¿no eres de epístola?
SACRISTÁN. Ni aun de completas. Motilón Soy, y puedo casarme cada y cuando me viniere en voluntad; y presto lo veredes.
SOLDADO. Ven acá, motilón arrastrado; respóndeme a esto que preguntarte quiero. Si esta mochacha ha correspondido tan altamente, lo cual yo no creo, a la miseria de tus dádivas, ¿cómo corresponderá a la grandeza de las mías? Que el otro día le envié un billete amoroso, escrito por lo menos en un revés de un memorial que di a su Majestad, significándole mis servicios y mis necesidades presentes (que no cae en mengua el soldado que dice que es pobre), el cual memorial salió decretado y remitido al limosnero mayor; y, sin atender a que sin duda alguna me podía valer cuatro o seis reales, con liberalidad increíble, y con desenfado notable, escribí en el revés dél, como he dicho, mi billete; y sé que de mis manos pecadoras llegó a las suyas casi santas.
SACRISTÁN. ¿Hasle enviado otra cosa?
SOLDADO. Suspiros, lágrimas, sollozos, parasismos, desmayo, con toda la caterva de las demonstraciones necesarias que para descubrir su pasión los buenos enamorados usan y deben de usar en todo tiempo y sazón.
SACRISTÁN. ¿Hasle dado alguna música concertada?
SOLDADO. La de mis lamentos y congojas, las de mis ansias y pesadumbres.
SACRISTÁN. Pues a mí me ha acontecido dársela con mis campanas a cada paso, y tanto, que tengo enfadada a toda la vecindad con el continuo ruido que con ellas hago, sólo por darle contento y porque sepa que estoy en la torre ofreciéndome a su servicio; y, aunque haya de tocar a muerto, repico a vísperas solenes.

Página 36 de 101
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: