Entremeses (Miguel de Cervantes Saavedra) Libros Clásicos

Página 100 de 101

ORTIGOSA. Y yo también, en mi ánima pecadora.
CAÑIZARES. Pues en verdad, señora Ortigosa, que si no fuera por ella, que no hubiera sucedido nada de lo sucedido.
ORTIGOSA. Mis pecados lo habrán hecho; que soy tan desdichada, que, sin saber por dónde ni por dónde no, se me echan a mí las culpas que otros cometen.
CAÑIZARES. Señores, vuestras mercedes todos se vuelvan norabuena, que yo les agradezco su buen deseo; que ya yo y mi esposa quedamos en paz.
LORENZA. Sí quedaré, como le pida primero perdón a la vecina, si alguna cosa mala pensé contra ella.
CAÑIZARES. Si a todas las vecinas de quien yo pienso mal hubiese de pedir perdón, sería nunca acabar; pero, con todo eso, yo se le pido a la señora Ortigosa.
ORTIGOSA. Y yo le otorgo para aquí y para delante de Pero García.
MÚSICOS. Pues, en verdad, que no habemos de haber venido en balde: toquen mis compañeros, y baile el bailarín, y regocíjense las paces con esta canción.
CAÑIZARES. Señores, no quiero música; yo la doy por recebida.
MÚSICOS. Pues aunque no la quiera.
(Cantan.)


«El agua de por San Juan
Quita vino y no da pan.
Las riñas de por San Juan
Todo el año paz nos dan.
Llover el trigo en las eras,
Las viñas estando en cierne,
No hay labrador que gobierne
Bien sus cubas y paneras;
Mas las riñas más de veras,
Si suceden por San Juan,
Todo el añopaz nos dan.»
(Bailan.)

«Por la canícula ardiente
Está la cólera a punto;
Pero, pasando aquel punto,
Menos activa se siente.
Y así, el que dice no miente
Que las riñas por San Juan

Página 100 de 101
 


Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: