Trato de Argel (Miguel de Cervantes Saavedra) Libros Clásicos

Página 5 de 67

que al alma fatigue más.
FÁTIMA ¿Almas tenéis los cristianos?
AURELIO Sí, y tan ricas y estremadas
cuanto por Dios rescatadas.
FÁTIMA ¡Que son pensamientos vanos!
Pero si almas tenéis,
de diamante es su valor,
pues en la fragua de amor
muy más os endurecéis.
Aurelio, ¡resulución!
Ten cuenta en lo que te digo:
no quieras ser tan amigo
de tu obstinada opinión.
Ya te ves sin libertad,
entre hierros apretado,
pobre, desnudo, cansado,
lleno de necesidad,
subjeto a mil desventuras,
a palos, a bofetones,
a mazmorras, a prisiones,
donde estás contino a escuras.
Libertad se te promete;
los hierros se quitarán,
y después te vestirán.
No hay temor de escuro brete.
Cuzcuz, pan blanco a comer,
gallinas en abundancia,
y aun habrá vino de Francia
si vino quieres beber.
No te pido lo imposible,
ni trabajos demasiados,
sino blandos, regalados,
dulces lo más que es posible.
Goza de la coyuntura
que se te ríe delante;
no hagas del ignorante,
pues muestras tener cordura.
Mira tu señora Zahara
y lo mucho que merece:
mira que al sol escurece
la luz de su rostro clara.
Contempla su juventud,
su riqueza, nombre y fama;
mira bien que agora llama
a tu puerta la salud.
Considera el interés
que en hacer esto te toca,
que hay mil que pondrían la boca
donde tú pondrás los pies.

Página 5 de 67
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: