Trato de Argel (Miguel de Cervantes Saavedra) Libros Clásicos

Página 6 de 67


AURELIO ¿Has dicho, Fátima?
FÁTIMA Sí.
AURELIO ¿Quieres que responda yo?
FÁTIMA Responde.
AURELIO Digo que no.
ZAHARA ¡Ay, Alá! ¿Qué es lo que oí?
AURELIO Yo digo que no conviene
pedirme lo que pedís,
porque muy poco advertís
el peligro que contiene.
FÁTIMA ¿Qué peligro puede haber,
quiriéndolo tu señora?
AURELIO La ofensa que, siendo mora,
a Mahoma viene a hacer.
ZAHARA ¡Déjame a mí con Mahoma,
que agora no es mi señor,
porque soy sierva de Amor,
que el alma subjeta y doma!
¡Echa ya el pecho por tierra
y levantarte he a mi cielo!
AURELIO Señora, tengo un recelo
que me consume y atierra.
FÁTIMA ¿De qué te recelas? Di.
AURELIO Señora, de que no veo
ningún camino o rodeo
como complacerte a ti.
En mi ley no se recibe
hacer yo lo que me ordenas;
antes, con muy graves penas
y amenazas lo prohíbe;
y aun si batismo tuvieras,
siendo, como eres, casada,
fuera cosa harto escusada
si tal cosa me pidieras.
Por eso yo determino
antes morir que hacer
lo que pide tu querer,
y en esto estaré contino.
ZAHARA Aurelio, ¿estás en tu seso?
AURELIO Y aun por estar tan en él
soy para vos tan cruel.
ZAHARA ¡Ay, desdichado suceso!
¿Que es posible que tan poco
valgan mis ruegos contigo?
FÁTIMA Sin duda que este enemigo

Página 6 de 67
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: