Trato de Argel (Miguel de Cervantes Saavedra) Libros Clásicos

Página 7 de 67

es muy cuerdo, o es muy loco.
¡Perro! ¿Tanta fantasía?
¿Pensáis que hablamos de veras?
¡Antes de mal rayo mueras
primero que pase el día!
¡Ruin sin razón ni compás,
nacido de vil canalla!
¿Pensábades ya triunfalla,
perrazo, sin más ni más?
Comigo las has de haber,
y de modo que te aviso
que dirá el que nunca quiso:
«¡Más le valiera querer!»
No estés, Zahara, descontenta,
deja el remedio en mi mano,
que a este perro cristiano
yo le haré que se arrepienta.
ZAHARA No es bien que por mal se lleve.
FÁTIMA Ni aun bien llevado por bien.
ZAHARA Cese, Aurelio, tu desdén.
FÁTIMA Con eso el perro se atreve.
Ven, señora, al aposento;
que, en esta pena crecida,
o yo perderé la vida,
o tú ternás tu contento.

Sálense las dos y queda AURELIO solo.

AURELIO ¡Padre del cielo, en cuya fuerte diestra
está el gobierno de la tierra y cielo,
cuyo poder acá y allá se muestra
con amoroso, justo y sancto celo,
Si tu luz, si tu mano no me adiestra
a salir deste caos, temo y recelo
que, como el cuerpo está en prisión esquiva,
también el alma ha de quedar cautiva!
En Vos, Virgen Santísima María,
[entr]e Dios y los hombres medianera,
de mi mar incïerto cierta guía,
virgen entre las vírgenes primera;
en Vos, Virgen y Madre, en Vos confía
mi alma, que sin Vos en nadie espera,

Página 7 de 67
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: