Trato de Argel (Miguel de Cervantes Saavedra) Libros Clásicos

Página 38 de 67

necesidad que apura la paciencia;
no tiene resistencia esta pasión;
la otra es la ocasión. Si estas dos vien[en]
y con Aurelio tienen estrecheza,
verás a su braveza der[r]ibada
y en blandura tornada, y con sosiego,
[reg]alarse en el fuego d[e Cup]ido.
FÁTIMA [Pues esas dos te pido que me invíes],
y que no te desvíes desta empresa.
[DEMONIO] Tu mandado se hará con toda priesa.

Vanse.

Tercera joranda

Salen dos ESCLAVOS y dos MUCHACHILLOS MOROS, que les salen diciendo estas palabras, que se usan decir en Argel: «Joan, o Juan, non rescatar, non fugir. Don Juan no venir; acá morir, perro, acá morir; don Juan no venir; acá, morir».

[ESCL. Primero] ¡Bien decís, perros; bien decís, traidores!
Que si don Juan el valeroso de Austria
gozara del vital amado aliento,
a sólo él, a sola su ventura,
la destruición de vuestra infame tierra
guardara el justo y pïadoso cielo.
Mas no le mereció gozar el mundo;
antes, en pena de tan graves culpas
como en él se comenten, quiso el hado
cortar el hilo de su dulce vida
y ar[r]ebatar el alma el alto cielo.
[MUCHS.] ¡Don Juan no venir; acá morir!
[ESCL. Segundo] ¡Si él acaso viniera, yo sé cierto
que huyérades vosotros, gente infame!
[MUCHS.] ¡Don Juan no venir; acá morir!
[ESCL. Primero] ¡Tú morirás, y no podrás huirte
del duro cativerio del infierno!
[MUCHS.] ¡Don Juan no venir; acá morir!
[ESCL. Segundo] Vendrá su hermano, el ínclito Filipo,

Página 38 de 67
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: