Peter Pan (J.M. Barrie) Libros Clásicos

Página 36 de 166

Peter le dio la mano a Wendy al principio, pero tuvo que desistir, porque Campanilla se puso furiosa.
Arriba y abajo, vueltas y más vueltas. Divino era el calificativo de Wendy.
-Oye -exclamó John-, ¡¿por qué no salimos fuera?!
Por supuesto, era a esto a lo que Peter los había estado empujando.
Michael estaba dispuesto: quería ver cuánto tardaba en hacer un billón de millas. Pero Wendy vacilaba.
-¡Sirenas! -repitió Peter.
-¡Oooh!
-Y hay piratas.
-¡Piratas! -exclamó John, cogiendo su sombrero de los domingos-. Vámonos ahora mismo.
Justo en ese momento el señor y la señora Darling salían corriendo con Nana del número 27. Corrieron hasta el centro de la calle para mirar hacia la ventana del cuarto de los niños y, sí, seguía cerrada, pero la habitación estaba inundada de luz y, lo que era aún más estremecedor, en la sombra de la cortina vieron tres pequeñas siluetas en ropa de cama que daban vueltas yvueltas, pero no en el suelo, sino por el aire.
¡Tres siluetas no, cuatro!
Temblando, abrieron la puerta de la calle. El señor Darling se habría lanzado escaleras arriba, pero la señora Darling le indicó que fuera con más calma. Incluso trató de conseguir que su corazón se calmara.
¿Llegarán a tiempo al cuarto de los niños? Si es así, qué alegría para ellos y todos soltaremos un suspiro de alivio, pero no habrá historia. Por otra parte, si no llegan a tiempo, prometo solemnemente que todo saldrá bien al final.
Habrían llegado al cuarto de los niños a tiempo de no haber estado vigilándolos las estrellitas. Una vez más las estrellas abrieron la ventana de un soplo y la estrella más pequeña de todas gritó:

Página 36 de 166
 

Paginas:
Grupo de Paginas:           

Compartir:




Diccionario: