El cura de Tours (Honore de Balzac) Libros Clásicos

Página 29 de 82

Esta constante sumisión no había podido cambiar la opinión del difunto canónigo, el cual, durante su último paseo, todavía decía a Birotteau:
     -Desconfíe usted de ese larguirucho de Troubert. Es Sixto V reducido a las proporciones del obispado.
     Tal era el amigo, el comensal de la señorita Gamard, el que venía a visitar y a dar pruebas amistosas al pobre Birotteau el día siguiente de haberle, por decirlo así, declarado la guerra.
     -Hay que disculpar a Mariana -dijo el canónigo al verla entrar-. Creo que ha empezado por ir a mis habitaciones. Son muy húmedas y he tosido mucho toda la noche. Usted está aquí muy higiénicamente -añadió mirando a las cornisas.
     -¡Oh! Estoy aquí como un canónigo -respondió Birotteau, sonriendo.
     -Y yo, como un vicario -replicó el humilde presbítero.
     -Sí; pero pronto se alojará usted en el Arzobispado -dijo el bueno de Birotteau, que deseaba que todo el mundo fuese feliz.
     -¡Oh! O en el cementerio. ¡Pero cúmplase la voluntad de Dios!
     Y Troubert alzó los ojos al cielo con un gesto de resignación.
     -Venía -añadió- a rogarle que me preste el libro de Actas de los obispos. Nadie mas que usted tiene en Tours esa obra.
     -Cójala de mi biblioteca -respondió Birotteau, a quien la última frase del canónigo había hecho recordar todos los goces de la vida.
     El enorme canónigo entró en la biblioteca y allí permaneció mientras el vicario se vestía. Pronto sonó la campanada del desayuno, y el gotoso, pensando que a no ser por la visita de Troubert no habría tenido lumbre al levantarse, se dijo:
     -¡Es un buen hombre!
     Los dos presbíteros bajaron juntos, armados de sendos intolios, que colocaron sobre una de las consolas del comedor.

Página 29 de 82
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: