Fantasmas de Navidad (Charles Dickens) Libros Clásicos

Página 8 de 8

todos los cuales murieron jóvenes. En cada ocasión, el niño enfermaba, regresaba
a casa con fiebre, doce horas antes de la muerte, y le decía a su madre que
había estado jugando bajo un cierto roble que había en un prado con un chico
extraño, un chico de buen aspecto, pero que parecía abandonado, que era muy
tímido y le hacía señas. A partir de esa experiencia fatal los padres llegaron a
saber que se trataba del huérfano, y que el destino del niño al que había
elegido como compañero de juegos estaba seguramente fijado.

Página 8 de 8
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: