Medium (Pío Baroja) Libros Clásicos

Página 5 de 5

paralizados. Ángeles miró las fotografías y sonrió, sonrió. Esto era lo
grave.
Yo salí de la azotea y bajé las escaleras de la casa tropezando,
cayéndome, y al llegar a la calle eché a correr, perseguido por el
recuerdo de la sonrisa de Ángeles. Al entrar en casa, al pasar junto a un
espejo, la vi en el fondo de la luna, sonriendo, sonriendo siempre.
¿Quién ha dicho que estoy loco? ¡Miente!, porque los locos no duermen, y
yo duermo... ¡Ah! ¿Creíais que yo no sabía esto? Los locos no duermen, y
yo duermo. Desde que nací, todavía no he despertado.

Página 5 de 5
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: