Solamente un eco (Alan Barclay) Libros Clásicos

Página 15 de 23

Si
disparan el proyector, se asan, y aunque no se asasen, la posibilidad que tienen
de atravesar nuestras líneas y poder volver a su base es mínima. Y a pesar de
todo, vienen.
- Entonces, ¿por qué continúan viniendo?
- Es fácil de explicar. Por ahí, en alguna parte, tienen grandes naves llenas de
municiones, de papás, de pequeños hermanos y hermanas, y quizá de novias y
madres, si sus leyes biológicas son iguales a las nuestras. Y si están tratando
de encontrar un hogar para todos estos seres, ¿no haría usted lo mismo, aunque
cualquiera otra criatura, cualquiera otra clase de animal, persistiera en
cruzarse en su camino?
- Sí, lo supongo - dijo Lingard, y tras pensar un momento sobre ello, preguntó
-: ¿Cómo es que cualquiera que vuelve a su casa, en la Tierra o en Marte, no
habla de esa manera?
- Porque vuelven asustados de los Monstruos del Espacio.
-¿Y cómo va a acabar esto?
- Se lo diré - dijo Stinson inesperadamente -. ¿Usted sabe lo que sucede cuando
dos chicos mayores se encuentran por primera vez? Se suelen hacer muecas el uno
al otro, se pelean, se sacan la lengua y se dan buenos coscorrones; pero el
resultado es que se hacen buenos amigos. Cada uno mide las fuerzas del otro,
descubren que son los dos humanos y decentes, normales e interesados en las
mismas cosas. En seguida intiman y se dedican a cambiarse las canicas y las
navajas. Bien, hay que reconocer que este es el actual estado de cosas entre
nosotros y los Jackoes.

Página 15 de 23
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: