Las aventuras de Tom Sawyer (Mark Twain) Libros Clásicos

Página 47 de 175


En aquel momento apareció Joe Harper, tan parcamente vestido y tan formidablemente armado como Tom. Éste gritó:
-¡Alto! ¿Quién osa penetrar en la selva de Therwood sin mi salvoconducto?
-¡Guy de Guisborne no necesita salvoconducto de nadie! ¿Quién sois que, que...?
-¿... que osáis hablarme así? -dijo Tom apuntando, pues ambos hablaban de memoria, «por el libro».
-¡Soy yo! Robin Hood, como vais a saber al punto, a costa de vuestro menguado pellejo.
-¿Sois, pues, el famoso bandolero? Que me place disputar con vos los pasos de mi selva. ¡Defendeos!
Sacaron las espadas de palo, echaron por tierra el resto de la impedimenta, cayeron en guardia, un pie delante del otro, y empezaron un grave y metódico combate, golpe por golpe. Al cabo, exclamó Tom:
-Si sabéis manejar la espada, ¡apresuraos!
Los dos «se apresuraron», jadeantes y sudorosos. A poco gritó Tom:
-¿Por qué no te caes?
-¡No me da la gana! ¿Por qué no te caes tú? Tú eres el que va peor.
-Pero eso no tiene nada que ver. Yo no puedo caer. Así no está en el libro. El libro dice: «Entonces, con una estocada traicionera mató al pobre Guy de Guisborne.» Tienes que volverte y dejar que te pegue en la espalda.
No era posible discutir tales autoridades, y Joe se volvió, recibió el golpe y cayó por tierra.
-Ahora-dijo, levantándose-, tienes que dejarme que te mate a ti. Si no, no vale.
-Pues no puede ser: no está en el libro.
-Bueno, pues es una cochina trampa, eso es.
-Pues mira -dijo Tom-, tú puedes ser el lego Tuk, o Much, el hijo del molinero, y romperme una pata con una estaca; o yo seré el sheriff de Nottingham y tú serás un rato Robin Hood, y me matas.
La propuesta era aceptable, y así esas aventuras fueron representadas. Después Tom volvió a ser Robin Hood de nuevo, y por obra de la traidora monja que le destapó la herida se desangró hasta la última gota. Y al fin Joe, representando a toda una tribu de bandoleros llorosos, se lo llevó arrastrando, y puso el arco en sus manos exangües, y Tom dijo: «Donde esta flecha caiga, que entierren al pobre Robin Hood bajo el verde bosque.» Después soltó la flecha y cayó de espaldas, y hubiera muerto, pero cayó sobre unas ortigas, y se irguió de un salto, con harta agilidad para un difunto.

Página 47 de 175
 

Paginas:
Grupo de Paginas:           

Compartir:




Diccionario: