Las aventuras de Tom Sawyer (Mark Twain) Libros Clásicos

Página 132 de 175

-Lo de ayer. Casi creía que lo era.
-¡Sueño! ¡Si no se llega a romper la escalera ya hubieras visto si era sueño! Hartas pesadillas he tenido toda la noche con aquel maldito español del parche corriendo tras de mí... ¡Así lo ahorquen!
-No, ahorcarlo no... ¡encontrarlo! ¡Descubrir el dinero!
-Tom, no hemos de dar con él. Una ocasión como ésa de dar con un tesoro sólo se le presenta a uno una vez, y ésa la hemos perdido. ¡El temblor que me iba a entrar si volviera a ver a ese hombre!
-A mí lo mismo; pero, con todo, quisiera verlo, y seguir tras él hasta dar con su «número dos».
-Número dos, eso es. He estado pensando en ello; pero no caigo en lo que pueda ser... ¿Qué crees tú que será?
-No lo sé. Es cosa demasiado oculta. Dime, Huck, ¿será el número de una casa?
-¡Eso es!... No, Tom, no es eso. Si lo fuera no sería en esta población de pito. Aquí no tienen número las casas.
-Es verdad. Déjame pensar un poco. Ya está: es el número de un cuarto... en una posada: ¿qué te parece?
-¡Ahí está el clavo! Sólo hay dos posadas aquí. Vamos a averiguarlo en seguida.
-Estáte aquí, Huck, hasta que yo vuelva.
Tom se alejó al punto. No gustaba de que le vieran en compañía de Huck en sitios públicos. Tardó media hora en volver. Había averiguado que en la mejor posada, el número dos estaba ocupado por un abogado joven. En la más modesta el número dos era un misterio. El hijo del posadero dijo que aquel cuarto estaba siempre cerrado y nunca había visto entrar ni salir a nadie, a no ser de noche; no sabía la razón de que así fuera; le había picado a veces la curiosidad, pero flojamente; había sacado el mejor partido del misterio solazándose con la idea de que el cuarto estaba «encantado»; había visto luz en él la noche antes.
-Eso es lo que he descubierto, Huck. Me parece que éste es el propio número dos, tras el que andamos.
-Me parece que sí... Y ahora ¿qué vas a hacer?
-Déjame pensar.
Tom meditó largo rato. Después habló así:
-Voy a decírtelo. La puerta trasera de ese número dos es la que da a aquel callejón sin salida que hay entre la posada y aquel nidal de ratas del almacén de ladrillos.

Página 132 de 175
 


Grupo de Paginas:           

Compartir:




Diccionario: