Las aventuras de Tom Sawyer (Mark Twain) Libros Clásicos

Página 142 de 175

No se oía nada: la quietud era absoluta; su gratitud a la suerte, infinita. Después volvió sobre sus pasos entre los muros de matorrales: dio la vuelta con las mismas precauciones que si fuera una embarcación, y anduvo ya más ligero, aunque no con menos cuidado. No se sentía seguro hasta que llegó a la cantera, y allí apretó los talones y echó a correr. Fue volando cuesta abajo hasta la casa del galés. Aporreó la puerta, y a poco las cabezas del viejo y de sus dos muchachotes aparecieron en diferentes ventanas.
-¿Qué escándalo es ése? ¿Quién llama? ¿Qué quiere?
-¡Ábranme, de prisa! Ya lo diré todo.
-¿Quién es usted?
-Huckleberry Finn... ¡De prisa, ábranme!
-¡Huckleberry Finn! No es nombre que haga abrir muchas puertas, me parece. Pero abridle la puerta, muchachos, y veamos qué es lo que le pasa.
-¡Por Dios, no digan que lo he dicho yo! -fueron sus primeras palabras cuando se vio dentro-. No lo digan, por Dios, porque me matarán, de seguro; pero la viuda ha sido a veces buena conmigo y quiero decirlo; lo diré si me prometen que no dirán nunca que fui yo.
-Apuesto a que algo de peso tiene que decir, o no se pondría así. Fuera con ello, muchacho, que aquí nadie ha de decir nada.
Tres minutos después el viejo y sus dos hijos, bien armados, estaban en lo alto del monte, y penetraban en el sendero de los matorrales, con las armas preparadas. Huck los acompafió hasta allí, se agazapó tras un peñasco y se puso a escuchar. Hubo un postrado y anheloso silencio; después, de pronto, una detonación de arma de fuego y un grito. Huck no esperó a saber detalles. Pegó un salto y echó a correr monte abajo como una liebre.

CAPÍTULO XXX

Antes del primer barrunto del alba, en la madrugada del domingo, Huck subió a tientas por el monte, y llamó suavemente a la puerta del galés. Todos los de la casa estaban durmiendo, pero era un sueño que pendía de un hilo, a causa de los emocionantes sucesos de aquella noche. Desde una de las ventanas gritó una voz:
-¿Quién es?
Huck, con medroso y cohibido tono, respondió:
-Hágame el favor de abrir. Soy Huck Finn.
-De noche o de día siempre tendrás esta puerta abierta, muchacho. Y bienvenido.
Eran estas palabras inusitadas para los oídos del chico vagabundo.

Página 142 de 175
 


Grupo de Paginas:           

Compartir:




Diccionario: