El pescador y su alma (Oscar Wilde) Libros Clásicos

Página 17 de 33

Todos los demás espejos son espejos de la opinión. Sólo éste es el Espejo de la Sabiduría. Quienes poseen este Espejo, lo saben todo, y no hay nada oculto para ellos. Y quienes no lo poseen, no adquieren la Sabiduría. Este es el dios que adoramos nosotros.
"Miré el espejo, y era tal como él me había dicho.
"Hice entonces una cosa muy singular... No viene al caso que te lo diga, pero en un valle que está a sólo un día de camino, tengo escondido el Espejo de la Sabiduría. Permíteme que vuelva a entrar en ti, para servirte, y serás más sabio que todos los sabios, y tuya será la Sabiduría. Permíteme entrar en ti, y no habrá nadie tan sabio como tú.
El joven Pescador se puso a reír.
-El amor es mejor que la sabiduría -exclamó- y la sirenita me ama.
-Te equivocas, no hay nada mejor que la sabiduría -dijo el alma.
-El amor es mejor -repitió el joven Pescador, y volvió a sumergirse en las honduras del mar, mientras el alma se alejaba llorando a través de las marismas.

* * *

Cuando el segundo el año hubo transcurrido, llegó el alma a la orilla del mar y llamó al joven Pescador. Una vez más, éste subió de las profundidades, y pregunto:
-¿Para qué me has llamado?
Y el alma repuso:
-Acércate más, para poder hablar contigo, porque he visto cosas maravillosas.
Y él se acercó a la orilla, y echado sobre el agua, escuchó con la cabeza apoyada en la mano.
El alma dijo entonces:
-Cuando nos separamos, miré hacia el Mediodía, y caminé hacia allá. Del Mediodía viene todo lo que hace Riqueza. Seis días caminé por las sendas que conducen a la ciudad de Aster, y al amanecer del día séptimo divisé a mis pies la ciudad, en el fondo de un valle.
"En los muros de la ciudad hay nueve puertas, y en cada una de ellas hay un caballo de bronce que relincha cuando los beduinos bajan de la montaña. Sus murallas están cubiertas de cobre y en cada una de sus torres hace guardia un arquero.

Página 17 de 33
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: