Una mujer sin importancia (Oscar Wilde) Libros Clásicos

Página 17 de 50

) ¡Ha estado usted muy callada en este rincón todo el tiempo! ¿Ha estado leyendo? Hay muchos libros aquí, en la biblioteca.
HESTER.-No; he estado escuchando la conversación.
LADY HUNSTANTON.-No debe creer todo lo que se ha dicho, querida.
HESTER.-No he creído nada.
LADY HUNSTANTON.-Ha hecho bien, querida.
HESTER.-(Continuando.) No podría creer que una mujer tuviera ideas sobre la vida tales como las que esta noche he oído de labios de algunas de sus invitadas. (Una pausa.)
LADY HUNSTANTON.-He oído que en América la sociedad es muy agradable. Como la nuestra en algunos sitios, según me escribe mi hijo.
HESTER.-Hay reuniones en América, como en todas partes, lady Hunstanton. Pero la verdadera sociedad americana está formada simplemente por los hombres y mujeres buenos del país.
LADY HUNSTANTON.-¡Qué sistema tan sensato! Y me atrevo a decir que también muy agradable. Temo que en Inglaterra poseamos demasiadas barreras sociales. No sabemos tanto como debiéramos de las clases medias y bajas. HESTER.-En América no hay clases bajas.
LADY HUNSTANTON.-¿De veras? ¡Qué extraño!
MISTRESS ALLONBY.-¿De qué está hablando esa horrible muchacha?
LADY STUTFIELD.-Es muy vulgar, ¿verdad?
LADY CAROLINE.-Me han dicho que carecen de muchas cosas en América, miss Worsley. Se dice que no poseen ruinas ni curiosidades.
MISTRESS ALLONBY.-(A lady Stutfield.) ¡Qué tontería! Tienen sus padres* y sus modales.

* «Sus padres»: El texto inglés dice «sus madres».

HESTER.-La aristocracia inglesa nos surte de curiosidades, lady Caroline. Nos las envía todos los veranos por barco, regularmente, y las expone al día siguiente de la llegada. En cuanto a ruinas, estamos intentando construir algo que dure más que el ladrillo y la piedra. (Se levanta para coger su abanico de la mesa.)
LADY HUNSTANTON.-¿Y qué es, querida? ¡Ah, sí! Una exposición de hierro en ese lugar que tiene un nombre tan curioso, ¿verdad?
HESTER.-(En pie, junto a la mesa.) Estamos intentando construir la vida, lady Hunstanton, sobre una base mejor, más verdadera, más pura, que la base sobre la que aquí descansa. No hay duda de que esto les extrañará. ¿Cómo no podía extrañarles? Ustedes, la gente rica de Inglaterra, no saben cómo viven. ¿Cómo lo van a saber? Han cerrado la sociedad para los buenos. Se ríen del ser sencillo y puro. Viviendo, como lo hacen ustedes, por encima de los demás, se burlan del sacrificio y si arrojan pan al pobre es para tenerlo tranquilo una temporada.

Página 17 de 50
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: