Una mujer sin importancia (Oscar Wilde) Libros Clásicos

Página 21 de 50

Después lo vi en casa del pobre Lord Plumstead con algo de paja en la cabeza. No puedo recordar qué era. Frecuentemente siento que la querida lady Cecilia no haya vivido lo suficiente para ver a su hijo con el título.
MISTRESS ARBUTHNOT.-¿Lady Cecilia?
LADY HUNSTANTON.-La madre de Lord Illingworth, querida mistress Arbuthnot, era una de las bellas hijas de la duquesa de Jerningham, y se casó con sir Thomas Harford, que no era considerado un buen partido en aquel tiempo, aunque se decía que era el hombre más guapo de Londres. Los conocí íntimamente, y a sus dos hijos,Arthur y George.
MISTRESS ARBUTHNOT.-Naturalmente, fue el hijo mayor el que heredó el título, ¿verdad, lady Hunstanton?
LADY HUNSTANTON.-No, querida; murió en una cacería. ¿O en una pesca, Caroline? Lo he olvidado. Pero George lo heredó todo. Siempre le digo que ningún hijo menor ha tenido la suerte que él.
MIsTRESs ARBUTHNOT.-Lady Hunstanton, quiero hablar con Gerald ahora mismo. ¿Puedo verlo? ¿Le pueden avisar?
LADY HUNSTANTON.-Ciertamente, querida. Enviaré a uno de los criados. No sé cómo se entretienen tanto los caballeros. (Toca el timbre.) Cuando conocí a Lord Illingworth al principio, como simple George Harford, era sólo un joven ocurrente sin un penique en el bolsillo, excepto lo que le daba la pobre y querida lady Cecilia. Ella lo adoraba. Principalmente, creo yo, porque él estaba en malas relaciones con su padre. ¡Oh! Aquí está el querido archidiácono. (Al criado.) Ya no importa. (Entran sirJohn y el doctor Daubeny. Sir John va hacia lady Stufield y el doctor Daubeny hacia lady Hunstanton.)
EL ARCHIDIÁCONO.-Lord Illingworth nos ha entretenido mucho. Nunca me he divertido más. (Ve a mistress Arbuthnot.) ¡Ah, mistress Arbuthnot!
LADY HUNSTANTON.-(Al doctor Daubeny.) Ya ve que he conseguido al fin que viniese mistress Arbuthnot.
EL ARCHIDIÁCONO.-Es un gran honor, lady Hunstanton. Mistress Daubeny se sentirá celosa de usted.
LADY HUNSTANTON.-¡Ah! Siento mucho que mistress Daubeny no haya venido esta noche con usted. Supongo que seguirá con su dolor de cabeza, ¿verdad?
EL ARCHIDIÁCONO.-Sí, lady Hunstanton; un martirio. Pero ella es más feliz sola. Es más feliz sola.
LADY CAROLINE.-(A su esposo.) ¡John! (Sir John va hacia su esposa. El doctor Daubeny habla con lady Hunstanton y mistress Arbuthnot observa todo el tiempo a Lord Illingworth. El atraviesa la habitación sin darse cuenta de la presencia de ella y se aproxima a mistress Allonby, que está en pie con lady Stutfield junto a la puerta de la terraza.

Página 21 de 50
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: