Una mujer sin importancia (Oscar Wilde) Libros Clásicos

Página 48 de 50

-¿Qué es esta carta? (Coge la carta.)
MISTRESS ARBUTHNOT. Eso...; nada. Dámela.
LORD ILLINGWORTH.-Está dirigida a mí.
MISTRESS ARBUTHNOT.-No la abras. Te lo prohíbo.
LORD ILLINGWORTH.-Y es la letra de Gerald.
MISTRESS ARBUTHNOT.-No iba a ser enviada. La escribió esta mañana antes de verme. Pero ahora lamenta haberla escrito, lo lamenta mucho. No la abras. Dámela.
LORD ILLINGWORTH.-Me pertenece. (La abre, se sienta y la lee lentamente. Mistress Arbuthnot lo observa todo el tiempo.) ¿Supongo que tú ya las habrás leído, Rachel?
MISTRESS ARBUTHNOT.-No.
LORD ILLINGWORTH.-¿Sabes lo que dice?
MISTRESS ARBUTHNOT.-¡Sí!
LORD ILLINGWORTH.-No admito ni por un instante que el muchacho tenga razón en lo que dice. No admito que sea mi deber casarme contigo. No estoy de cuerdo en absoluto. Pero para recuperar a mi hijo estoy dispuesto... Sí, estoy dispuesto a casarme contigo, Rachel..., y a tratarte siempre con la deferencia y respetos debidos a una esposa. Me casaré contigo tan pronto como quieras. Te doy mi palabra de honor.
MISTRESS ARBUTHNOT.-Antes ya me lo prometiste una vez y no lo cumpliste.
LORD ILLINGWORTH.-Lo haré ahora. Y eso te demostrará que quiero a mi hijo, al menos tanto como tú. Porque si me caso contigo, Rachel, tendré que renunciar a algunas ambiciones. Ambiciones elevadas, si es que existen las ambiciones elevadas.
MISTRESs ARBÜTHNOT.-Me niego a casarme contigo.
LORD ILLINGWORTH.-¿Hablas en serio?
MISTRESS ARBUTHNOT.-Sí.
LORD ILLINGWORTH.-¿Por qué razones? Me interesan enormemente.
MISTRESS ARBUTHNOT.-Ya se las he explicado a mi hijo.
LORD ILLINGWORTH.-Supongo que serán muy sentimentales, ¿no? Las mujeres vivís por y para vuestras emociones. No poseéis filosofia de la vida.
MISTRESS ARBUTHNOT.-Tienes razón. Las mujeres vivimos por y para nuestras emociones. Por y para nuestras pasiones, si lo quieres.Yo tengo dos pasiones: el amor hacia mi hijo y el odio hacia ti. Tú no puedes borrarlas. Se alimentan entre sí.
LORD ILLINGWORTH.-¿Qué clase de amor es ése que necesita tener el odio por hermano?
MISTRESS ARBUTHNOT.-La clase de amor que yo tengo por Gerald. ¿Crees que es terrible? Bien; lo es. Todo amor es terrible. Todo amor es una tragedia. Yo te amé una vez. ¡Qué tragedia es para una mujer haberte amado!
LORD ILLINGWORTH.-¿Te niegas a casarte conmigo?
MISTRESS ARBUTHNOT.-Sí.
LORD ILLINGWORTH.-¿Porque me odias?
MISTRESS ARBUTHNOT.-Sí.
LORD ILLINGWORTH.-¿Y mi hijo me odia como tú?
MISTRESS ARBUTHNOT.-No.
LORD ILLINGWORTH.-Me alegro de oír eso, Rachel.
MISTRESS ARBUTHNOT.

Página 48 de 50
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: