El abanico de Lady Windermere (Oscar Wilde) Libros Clásicos

Página 18 de 65

(Cogiendo el abanico de encima de
la mesa.) Tú me has regalado hoy este abanico; ha
sido tu regalo por mi cumpleaños, ¿verdad? Pues si
esa mujer entra en mi casa, yo te aseguro que le
cruzaré la cara con él.
LORD WINDERMERE.- Tú no harás semejante
cosa Margarita.
LADY WINDERMERE.- Tú no me conoces. (Se
dirige hacia la izquierda. Entra PARKER.) ¡Parker!
PARKER.-;,Qué manda la señora?
LADY WINDERMERE.-Comeré en mis
habitaciones. O, mejor dicho, no comeré. Procure
usted que todo esté listo para las diez y media. Y
tenga usted cuidado, Parker, de pronunciar los
nombres de los invitados con toda claridad. A veces
habla usted tan de prisa que no le entiendo. Esta
34

EL ABANICO DE LADY WINDERMERE
noche, a fin de no equivocarse, deseo oírlos
claramente. ¿Me ha comprendido, Parker?
PARKER.- Perfectamente. Descuide la señora.
LADY WINDERMERE.- ¡Bien! (Sale PARKER.)
Arturo, si esa mujer viene aquí, te lo advierto...
LORD WINDERMERE. -¡Nos perderás,
Margarita!
LADY WINDERMERE.-¿Nos? Desde este
instante, mi vida está separada de la tuya. Pero si
deseas evitar un escándalo, escribe inmediatamente
a esa mujer diciéndole que le prohibo que venga
aquí.
LORD WINDERMERE.-¡Imposible!... ¡No
puedo!... ¡Debe venir!
LADY WINDERMERE. - ¡Atente, entonces, a las
consecuencias! ¡Tú lo habrás querido! (Sale por la derecha.)
LORD WINDERMERE.- (Llamándola.) ¡Margarita!
¡Margarita! (Pausa.) ¡Dios mío! ¿Qué hacer? ¿Cómo
decirle quién es realmente esa mujer? No, no me
atrevo. Se moriría de vergüenza... (Se deja caer en un
sillón y esconde el rostro entre las manos.)
TELÓN
35

OSCAR WILDE
ACTO SEGUNDO
Salón en casa de lord Windermere. Puerta a la
derecha que conduce al salón de baile, donde toca la
orquesta. Puerta a la izquierda, por la que entran los
invitados. Puerta en el fondo a la izquierda, sobre la
terraza iluminada. Palmeras, flores y muchas luces.
El salón atestado de gente.

Página 18 de 65
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: