El abanico de Lady Windermere (Oscar Wilde) Libros Clásicos

Página 33 de 65

esposa perfecta. Todo lo perfecta que puede ser una
esposa. Además, lord Augusto tiene también sus
cualidades. Y, afortunadamente, todas en la superficie;
como deben estar siempre las buenas cualidades.
Espero, como es natural, que usted me ayudará
en este asunto.
LORD WINDERMERE. - ¿Supongo que no
querrá usted que yo me encargue de alentar a lord
Augusto?
61

OSCAR WILDE
MISTRESS ERLYNNE. - ¡Oh, no! Para alentarle
me basto yo. Pero usted me asegurará una pequeña
posición, ¿verdad, Windermere?
LORD WINDERMERE.- (Frunciendo el ceño.)
¿Es de eso de lo que quería usted hablarme esta
noche?
MISTRESS ERLYNNE. - Precisamente.
LORD WINDERMERE. - (Con un gesto de impaciencia.)
No me parece oportuno aquí.
MISTRESS ERLYNNE. - (Riendo.) Vayamos entonces
a la terraza. Hasta los negocios requieren un
fondo pintoresco, ¿no le parece a usted, Windermere?
Con un fondo apropiado, una mujer puede permitírselo
todo.
LORD WINDERMERE.- ¿Y no sería lo mismo
mañana?
MISTRESS ERLYNNE.- No; mañana tengo que
contestar a lord Augusto. Y creo que no estaría mal
que le dijese que contaba... ¿Qué cantidad le parece
a usted?... ¿Dos mil libras al año? Herencia de un
primo tercero..., o un segundo marido..., o cualquier
otro pariente lejano por el estilo, ¿No cree usted que
sería un atractivo más? A ver, se le presenta a usted
una deliciosa ocasión de decirme un cumplido. Pero
no; no tiene usted disposición para los cumplidos.
62

EL ABANICO DE LADY WINDERMERE
Sin duda Margarita le tiene a usted muy mal
acostumbrado. Y hace mal. Cuando los hombres
dejan de decir cosas agradables, dejan también de
pensarlas. Bueno; volviendo a lo que hablábamos,
¿le parece a usted dos mil libras? O mejor, dos mil
quinientas. En la vida moderna hay que contar con
los extraordinarios. ¿No encuentra usted, Windermere,
que el mundo es una cosa muy divertida? Yo
sí lo encuentro.

Página 33 de 65
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: