La otra vuelta de tuerca (Henry James) Libros Clásicos

Página 64 de 115

Lo que he visto la habría enloquecido a usted; pero a mí sólo me ha vuelto más lúcida, me ha hecho comprender otras cosas.
   Mi lucidez debió de parecerle espantosa, pero las encantadoras criaturas que eran víctimas de ella, al pasar y volver a pasar cariñosamente cogidas de la cintura, fortalecieron en cierta manera a mi colega; noté lo tensa que estaba cuando, sin agitarse en el torbellino de mi pasión, los observaba atentamente.
   -¿A qué otras cosas se refiere usted?
   -Bueno, a las cosas que me han deleitado y, al mismo tiempo -ahora puedo verlo con absoluta claridad-, engañado y desconcertado. Su belleza más que terrenal, su bondad absolutamente fuera de este mundo -continué-, no son sino una táctica engañosa, son un fraude.
   -¿Por parte de estos adorables...?
   -Sí, de estos adorables niños. ¡Sí, por absurdo que parezca!
   El solo hecho de esbozar aquella hipótesis me ayudó a ver con claridad, a encontrar los cabos sueltos y a asociarlos y unirlos.
   -No han sido buenos; lo único que han hecho es estar ausentes. Ha sido fácil convivir con ellos sencillamente porque se han limitado a vivir una vida propia. No son míos... no son nuestros. ¡Son de él! ¡Son de ella!
   -¿De Quint y de esa mujer?
   -De Quint y de esa mujer. Los quieren para sí.
   ¡Oh cómo pareció estudiarlos la pobre señora Grose, después de oírme afirmar aquello!
   -Pero ¿para qué?
   -Por amor a toda la maldad que, en aquellos días terribles, la pareja inculcó en ellos. Y para jugar con ellos y con esa maldad, para preservar su obra demoniaca. Es por eso que vuelven.
   -¡Cielos! -exclamó mi amiga sin aliento.
   Su exclamación revelaba una completa aceptación de lo que yo deseaba probar, es decir, de lo que había sucedido en la mala época, pues había existido una época peor incluso que la presente. No podía haber mejor justificación, para mí, que el pleno asentimiento, dado por quien los había conocido, ante cualquier fondo de depravación concebible en aquella pareja de truhanes.

Página 64 de 115
 


Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: