Cartas desde mi molino (Alfonso Daudet) Libros Clásicos

Página 16 de 111

se suspensa de aquella altura, nadando con las patas
al aire, como un abejorro al cabo de un hilo. ¡Y to-
do Aviñón que estaba viéndola!
La infeliz bestia no pudo dormir en toda la no-
che. Parecíale que daba de continuo vueltas por
aquella maldita plataforma, siendo la irrisión de toda
la ciudad congregada abajo; luego, pensaba en ese
infame de Tistet Védene y en la bonita coz que iba a
largarle mañana por la mañana. ¡Oh, amigos míos,
vaya una coz! Desde Pamperigouste habría de verse
el humo... Pues bien, mientras en la cuadra le prepa-
raban este magnífico recibimiento, ¿sabéis lo que
hacia Tistet Védene? Bajaba por el Ródano cantan-

C A R T A S D E M I M O L I N O

29

do en una galera pontificia y se iba a la corte de Ná-
poles con la compañía de jóvenes nobles que la ciu-
dad enviaba todos los años junto a la reina Juana
para ejercitarse en la diplomacia y en las buenas
maneras. Tistet no era noble; pero el Papa quería a
toda costa recompensarlo por los cuidados que ha-
bía tenido con su bestia, y principalmente por la ac-
tividad que acababa de desplegar durante la jornada
de salvamento.
¡Vaya un chasco que se llevó la mula al día si-
guiente!
-¡ Ah, bandolero; algo se ha olido él! -pensaba,
sacudiendo furiosa sus cascabeles. -Pero, es igual
¡anda pillo! ¡A la vuelta te encontrarás con tu coz...
tela guardo!...
Y se la guardó.
Después de la partida de Tistet, la mula del Papa
recobró su vida tranquila y sus aires de otros tiem-
pos. No más Quiquet ni Bélugnet en la cuadra. Vol-
vieron los felices días del vino a la francesa, y con
ellos el buen humor, las largas siestas, y el pasito de
gavota cuando cruzaba el puente de Aviñón. Sin
embargo, desde su aventura dábanle muestras con-
tinuas de frialdad en la ciudad; los viejos meneaban
la cabeza, los niños se reían señalando al campana-

A L F O N S O D A U D E T

Página 16 de 111
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: