Cartas desde mi molino (Alfonso Daudet) Libros Clásicos

Página 40 de 111

si le hubieseis visto venir hacia mí, con los brazos
extendidos, abrazarme, apretarme las manos, correr
trastornado por el cuarto, diciendo:
-¡Dios mío, Dios mío!
Reíansele todas las arrugas de la cara. Estaba´
rojo. Tartamudeaba.
-¡ Ah, caballero! ¡Ah, caballero!
Luego se iba al fondo, llamando:

C A R T A S D E M I M O L I N O

69

-¡Mamette!
Abrese una puerta, suena por el pasillo un trote-
cito de ratón. Era Mamette. Nada tan lindo como
aquella viejecita con su gorro de casco, su hábito
carmelita y el pañuelo bordado, que tenia en la ma-
no por honrarme, a la antigua, usanza. ¡Cosa enter-
necedora: se asemejaban! Con papelina y cocas
amarillas, también él hubiera podido llamarse Ma-
mette. Sólo que la verdadera Mamette había debido
llorar mucho en su vida, y aun estaba más arrugada
que la otra. También, como la otra, tenía junto a sí
una niña del asilo de huérfanas, guardianita con es-
clavina azul que jamás la abandonaba, y el ver esos
viejos protegidos por esas huérfanas, era lo más,
conmovedor que imaginarse pueda.
Al entrar había comenzado Mamette por ha-
cerme una gran reverencia; pero el viejo le cortó por
la mitad la susodicha reverencia con cuatro pala-
bras.
-Es amigo de Mauricio.
Y cátate que enseguida tiembla, llora, pierde el
pañuelo, se pone encarnada, muy roja, aun más roja
que él. -¡Esos viejos! No tienen mas que una gota
de sangre en las venas, y á la menor emoción se les
sube a la cara.

A L F O N S O D A U D E T

70

-¡ Pronto, pronto una silla! -dice la vieja a su
niña.
-¡ Abre los postigos! -grita el viejo a la suya.
Y cogiéndome cada cual por una mano, llevá-
ronme de un trote a la ventana, abierta de par en
par, con objeto de verme mejor. Acercan los sillo-
nes, me instalo entre ambos en una silla de tijera, se
ponen detrás de nosotros, las dos niñas de azul, y
comienza el interrogatorio

Página 40 de 111
 

Paginas:
Grupo de Paginas:         

Compartir:




Diccionario: