Mina de Vanghel (Stendhal) Libros Clásicos

Página 22 de 37

Un modo de mirar tan poco delicado dio a Mina el valor de la desesperación: negó fríamente la calumnia que le imputaban y no añadió una palabra más. Madame de Larcay la despidió. Como eran las dos de la madrugada, Mina se llevó de acompañante al fiel Dubois a casa de la señora Cramer. Allí, encerrada en su cuarto, derramaba lágrimas de rabia pensando en los pocos medios de venganza que le permitía la absurda situación en que ella misma se había puesto. « ¿ No vale, se dijo, abandonarlo todo y volverme a París? Lo que me he propuesto está por encima de mis facultades. Peto Alfredo no se acordará de mí más que con desprecio», añadía, bañada en lágrimas. Se daba cuenta de que, con esta horrible idea, que ya no la abandonaría, sería más desgraciada aún en París que en Aix a Madame de Larcay me calumnia. ¡ Sabe Dios lo que dicen de mí en "La Redoute" ! Estas palabras de codo el mundo me perderán en el alma de Alfredo. ¿Cómo se las iba a arreglar un francés para no pensar como lodo el mundo? ¿Ha podido oír pronunciar esas palabras delante de mí sin desmentirlas, sin dirigirme una palabra para consolarme? Pero ¿le amo todavía? Las horribles angustias que me torturan, ¿no son los últimos combates de este desgraciado amor? No vengarse es una indignidad.» Esto fue lo último que pensó.
En cuanto amaneció mandó a buscar a monsieur de Ruppert.
Le esperaba paseando muy excitada por el jardín. Poco a poco, un hermoso sol de verano fue iluminando las alegres colinas de los alrededores del lago. Esta alegría de la naturaleza aumentó la rabia de Mina. Por fin llegó monsieur de Ruppert.
«La suerte casi echada se dijo Mina, al verle acercarse, tendré que empezar por dejar que hable él durante una hora.»Recibió a monsieur de Ruppert en el salón, y ,u, ojos tristes contaban los minuto, en el reloj. El conde estaba encantado; era la primera vez que aquella extranjerilla le escuchaba con la atención debida a sus prendas.

Página 22 de 37
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: