Vanina Vanini (Stendhal) Libros Clásicos

Página 26 de 26

Terminado este relato, añadió:
-Y esto no es nada: por amor a ti, hice más.
Le contó su traición.
-¡Ah, monstruo! -exclamó entonces Pedro, furi­bundo, arrojándose sobre ella e intentando matarla con sus cadenas.
Lo habría conseguido a no ser porque, a los primeros gritos, acudió el carcelero. Sujetó a Missi­rilli.
-¡Toma, monstruo, no quiero deberte nada! ­clamó Missirilli a Vanina, tirándole, hasta donde se lo permitían sus cadenas, las limas y los diamantes. Y se alejó rápidamente.
Vanina quedó aniquilada. Volvió a Roma. El pe­riódico publica que acaba de casarse con el príncipe don Livio Savelli.

Página 26 de 26
 

Paginas:


Compartir:




Diccionario: