El príncipe (Nicolás Maquiavelo) Libros Clásicos

Página 2 de 77

Y si Vuestra Magnificencia, desde la cúspide de su altura, vuelve alguna vez la vista hacia este llano, comprenderá cuán inmerecidamente soporto una grande y constante malignidad de la suerte.
1 Las dos escuelas de los grandes hornbres. (Cristina de Suecia.
2 Como Tácito y Gibbon (G)
3 Con esto empecé y con ello conviene empezar. Se conoce mucho mejor el fondo de los valles cuando se est
en la cumbre de la montaña (RC)

EL PRÍNCIPE

sobre los hombres, han sido y son repúblicas o principados. Los principados son, o hereditarios, cuando una misma farmilia ha reinado en ellos largo tiempo, o nuevos. Los nuevos, o lo son del todo, como lo fue Milán bajo Francisco Sforza, o son como rniembros agregados al Estado hereditario del príncipe que los adquiere, como es el reino de Nápoles para cl rey de España. Los dominios así adquiridos están acostumbrados a vivir bajo un príncipe o a ser libres; y se adquieren por las armas propias o por las ajenas, por la suerte o por la virtud.

extensamente. Me dedicaré solo a los principados, para ir tejiendo la urdimbre de mis opiniones y establecer cómo pueden gobernarse y conservarse tales principados.
En primer lugar, me parece que es más fácil conserver un Estado hereditario, acostumbrado a una dinastía, que uno nuevo, ya que basta con no alterar el orden establecido por los príncipes anteriores, y contemporizar después con los cambios que puedan producirse. De tal modo que, si el príncipe es de mediana inteligencia, se mantendrá siempre en su Estado, a menos que una fuerza arrolladora lo arroje de él; y aunque asi sucediese, sólo, tendría que esperar; para reconquistarlo, a que el usurpador stifriera. el primer tropiezo.
Tenemos en Italia, por ejemplo, al duque de Ferrara, que no resistió los asaltos de los venecianos en el 84 (1484) ni los del papa Julio en el 10 (1510), por motivos distintos de la antigüedad de su soberanía en el dominio. Porque el príncipe natural tiene menos razones y menor necesidad de ofender: de donde es lógico que sea más amado; y a menos que vicios excesivos le atraigan el odio, es razonable que le quieran con naturalidad los suyos.

Página 2 de 77
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: