El príncipe (Nicolás Maquiavelo) Libros Clásicos

Página 4 de 77


Desde luego, Francia perdió a Milán tanto la primera conmo la segunda vez. Las razones generales de la primera ya han sido diseurridas; quedan ahora las de la segunda, y queda el ver los medios de que disponia o de que hubiese podido disponer alguien que se encontrara en cl lugar de Luis XII para conservar la conquista mejor que él.
Estos Estados, que al adquirirse se agregan a uno más antiguo, o son de la misma provincia y de la misma lengua, o no to son. Cuando to son, es muy fácil conservarlos, sobre todo cuando no están acostumbrados a vivir libres, y para afianzarse en cl poder, basta con haber borrado la linea del príncipe que los gobernaba, porque, por lo demás, y siempre que se respeten sus costumbres y las ventaias de que gozaban, los hombres permanceen sosegados, como se ha visto en cl caso de Borgoñla, Bretaña, Gascuña y Normandía, que están sujetas a Francia desde hace tanto tiempo; y aun cuando hay alguna diferencia de idioma, sus costumbres son parecidas y pueden convivir en buena armonía. Y quien los adquiera, si desea conservarlos, debe tener dos cuidados: primero, que la descendencia del anterior príncipe desaparezca; después, que ni sus leyes ni sus tributos sean alterados. Y se verá que en brevisimo tiempo el principal adquirido pasa a constituir un solo y mismo cuerpo con el principado conquistador.
Pero cuando se adquieren Estados en una provincia con id ioma, costumbres y organización diferentes, surgen entonces las dificultades y se hace precisa mucha suerte y mucha habilidad para conservarlos; y uno de los Señores y más eficaces remedios sería que la persona que los adquiera fuese a vivir en ellos.
Esto haría más segura y más duradera la posesión. Como ha heeho cl Turco con Grecia; ya que, a despecho de todas las disposiciones tomadas para conserver aquel Estado, no habría conseguido retenerlo si no hubiese ido a establecerse allí. Porque, de esta manera, se ven nacer los desórdenes y se los puede reprimir con prontitud; pero, residiendo en otra parte, se entera uno cuando ya son grandes y no tienen remedio.

Página 4 de 77
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: