El príncipe (Nicolás Maquiavelo) Libros Clásicos

Página 15 de 77

Verdad es que, sin esa ocasión, sus méritos de nada hubicran valido; pero también es cierto que, sin sus méritos, era inútil que la ocasión se presentara. Fue, pues,. necesario que Moisés hallara al pueblo de Israel esclavo y oprimido por los egipcios para que ese pueblo, ansioso de salir de su sojuzgamiento, se dispusiera a seguirlo. Se hizo menester que Rómulo no pudiese vivir en Alba y estuviera expuesto desde su nacimiento, para que llegase a ser rey de Roma y fundador de su patria. Ciro tuvo que ver a los persas des- contentos de la dominación de los medas, y a los medas flojos e indolentes como consecuencia de una larga paz. No habría podido Teseo poner de manifesto sus virtudes si no hubiese sido testigo de la dispersión de los atenienses. Por lo tanto, estas ocasiones permiticron que estos hombres realizaran felizmente sus designios, y, por otro lado, sus méritos permiticron que las ocasiones rindieran provecho, con lo cual llenaron de gloria y de dicha a sus patrias.
Los que, por caminos semejantes a los de aquéllos, se convierten en príncipes adquieren el principado con dificultades, pero lo conservan sin sobresaltos. Las dificultades nacen en parte de las nuevas leyes y costumbres que se ven obligados a im­plantar para fundar el Estado y proveer a su seguridad. Pues debe considerarse que no hay nada más dificil de emprender, ni mis dudoso de hacer. triunfar, ni más peligroso de manejar, que el introducir nuevas leyes. Se explica: el innovator se transforma en enemigo de todos los que se beneficiaban con las leyes antiguas, y no se granjea sino la amistad tibia de los que se beneficiarán con las nuevas. Tib ieza en éstos, cuyo origen es, por un lado, el temor a los que tienen de su parte a la legislación antigua, y por otro, la incredulidad de los hombres, que nunca fían en las cosas nuevas hasta que ven sus frutos. De donde resulta que, cada vez que los que son enemigos tienen oportunidad para atacar, lo hacen enérgicamente, y aquellos otros asumen la defensa con tibieza, de modo que se expone uno a caer con ellos.

Página 15 de 77
 

Paginas:
Grupo de Paginas:       

Compartir:




Diccionario: