El Conde Lucanor (Juan Manuel) Libros Clásicos

Página 76 de 207

Et el yerno del conde que vinía con él, de quel’ vio en tierra, llamó a los de la galea.
Et el soldán, que non parava mientes sinon por cevar sus falcones, cuando vio la gente de la galea en derredor de sí, fue muy espantado. Et el yerno del conde metió mano a la espada et dio a entender quel quería ferir con ella. Et cuando Saladín esto vio, començósse a quexar mucho diziendo que esto era muy grand traiçión. Et el yerno del conde le dixo que non man­dasse Dios, que bien sabía él que nunca él le tomara por señor, nin quisiera tomar nada de lo suyo, nin tomar de’l ningún encargo porque oviesse razón de lo guardar, mas que sopiesse que Saladín avía fecho todo aquello.
Et desque esto ovo dicho, tomólo et metiólo en la galea, et de que lo tovo dentro, contól’ cómo él era el yerno del conde, et que era aquél que él escogiera, entre otros mejores que sí, por omne; et pues él por omne lo escogiera, que bien entendía que non fuera él omne si esto non fiziera; et quel’ pidía por merçed quel’ diesse su suegro porque entendiesse que el consejo que él le diera que era bueno et verdadero, et que se fallava bien de’l.
Cuando Saladín esto oyó, gradesçió mucho a Dios, et plógol’ más porque açertó en el su consejo que sil’ oviera acaesçido otra pro o otra onra por grande que fuesse. Et dixo al yerno del conde que gelo daría muy de buena mente.
Et el yerno del conde fió en el soldán, et sacólo luego de la galea et fuesse con él. Et mandó a los de la galea que se alongassen del puerto tanto que non los pudiessen veer ningunos que ý llegassen.
Et el soldán et el yerno del conde cevaron muy bien sus falcones. Et cuando las gentes ý llegaron, fallaron a Saladín mucho alegre. Et nunca dixo a omne del mundo nada de cuanto le avía contesçido.
Et desque llegaron a lla villa, fue luego desçender a la casa do estava el conde preso et levó consigo al yerno del conde.

Página 76 de 207
 


Grupo de Paginas:             

Compartir:




Diccionario: