El Conde Lucanor (Juan Manuel) Libros Clásicos

Página 94 de 207


El conde le preguntó cómo fuera aquello.
-Señor conde Lucanor -dixo Patronio-, don Llorenço Suárez bivía con el rey de Granada e desque vino a la merced del rey don Fernando, preguntóle el rey un día que pues él tanto deservicio avía fecho a Dios con los moros, que si cuidava que le avría Dios nunca merçed del alma; e él díxole que nunca fiziera cosa porque cuidase que le abría Dios merced del alma, sinon porque matara una vez un clérigo misacantano.
E esto tuvo el rey por muy estraño e preguntóle cómo podría esto ser. E él díxole que biviendo con el rey de Granada, que el rey fiava de’l mucho e era guarda del su cuerpo; e yendo un día con el rey que andava por la villa, oyó roído de omnes que davan bozes, e porque él hera guarda del rey, que diera de las espuelas al cavallo; e llegó a do fazían aquel roído e falló un clérigo que estava revestido.
E devedes saber que este clérigo fuera cristiano e tornárase moro, e un día, por fazer plazer a los moros, díxoles que si quisiesen, que él les daría aquel Dios en que los cristianos fiavan e tenían por Dios. E los moros le rogaron que gelo diese. E entonces el clérigo traidor fizo unas vestimentas e fizo un altar e dixo una misa e consagró una hostia; e desque fue consagrada, diola a los moros, e los moros andávanla rastrando por el lodo e faziendol’ muchos escarnios.
E cuando don Llorenço Suárez esto vio, como quier que él bivía con los moros, menbrándose cómo era cristiano e creyendo sin dubda que aquel era verdaderamente el cuerpo de Dios e que pues Christo muriera por redemir los nuestros pecados, que sería él de muy buena ventura si muriese él por le vengar e por le sacar de aquella desonra que aquella falsa gente cuidavan que le fazían; e por el gran duelo e pesar que desto ovo, endereçó al traidor del clérigo e renegado que aquella traición fazía, e cortóle la cabeça.

Página 94 de 207
 


Grupo de Paginas:             

Compartir:




Diccionario: