El doncel de don Enrique (Mariano Jose de Larra) Libros Clásicos

Página 276 de 298


-¡Calle el denlenguado! -gritaba una doncella bien apuesta y ataviada para el combate como para una función-; ¿qué sabe él lo que son mujeres? Deje crecer sus barbas y hable de tirar piedras.
-En hora buena -replicó el mozo-; pero lo que yo digo es que el combate no se verificará...
-¿No, eh?
-No, señor; porque el campeón de la acusadora no parece.
-Sí parecerá -repuso un recién llegado-. En alguna redoma.
-¡Oh y qué bien decís, voto a tal! Hay quien asegura que entre el judío... Maldiga Dios a los judíos.
-Amén.
-Amén.
-Amén.
-Pues sí; hay quien dice que entre el judío y el de Villena han echado un conjuro al señor doncel, aquel caballero tan cumplido, y le tienen en una redoma más larga que la cigüeña de la torre, donde ha menester cuarenta días para convertirse luego en un cuervo, como el rey Artús.
-¡Otra tenemos! -gritó soltando la carcajada un petimetre incrédulo de aquel tiempo- ¡Buena está la invención de la redoma! El hecho de verdad es que ese caballero tan cumplido andaba enredado en amores con la dama acusadora; halos sorprendido el marido y...
-¡Jesús! ¡Jesús! ¡Dios nos perdone, y qué cosas oye uno a los barbilampiños de estos tiempos! -exclamó una dueña quintañona, hincando el codo para pasar, y mirando con ojos zainos a un mancebito que parecía más reservado que el que tenía la palabra-. ¡He aquí por tierra en un instante el honor de una dueña!
-Vaya, madre, no se enfade -repuso el que había recibido la repasata-, y cuide de su honra, sin andar enderezando la de nadie, que todos habemos menester...
-¿Qué irá a decir el desvergonzado? -interrumpió toda azorada y encendida la quisquillosa mogigata.
-¡Ea! ¡ea! -dijo Nuño-; dejen esas cuestiones y miren a los trompeteros que se entran ya en el palenque. Señor montero, veníos hacia acá -continuó- y veamos de dar vuelta a la plaza por si podemos llegar a dar esas letras que traéis al señor justicia mayor.
Acababan de entrar, efectivamente, en el palenque dos trompeteros anunciando con fúnebre sonido el principio de la ceremonia del combate.

Página 276 de 298
 



Grupo de Paginas:               

Compartir:




Diccionario: