Reconquistar Plenty (Colin Greenland) Libros Clásicos

Página 84 de 455

Las huellas de la catástrofe aún pueden verse hoy en día. Los eladeldis se encargaron de los túneles y aniquilaron a todo lo que se movía. El aire olía a fuego y carne quemada.
Los capellanos enviaron cazas especiales para limpiar la estación y reclutaron a humanos para que los pilotaran. Los escasos supervivientes habían sido fieles a los impulsos básicos de su especie y no se habían alejado mucho de la colmena, pero lograron reunir una flota y se defendieron en dos grandes batallas, prefiriendo la destrucción a la derrota.
Su deseo fue satisfecho.
La representante capellana apareció en todos los canales de todas las redes del sistema y anunció que por fin había llegado el momento de revelar el plan diabólico de los frasques. El levantamiento de Africa sólo había sido un ensayo preliminar. Los frasques querían provocar la guerra civil en todo el sistema y un enfrentamiento generalizado entre todos los planetas. Cuando lo hubieran conseguido saldrían de su colmena orbital-convertida-en- fortaleza para aplastar cualquier posible núcleo de resistencia organizada y devorar a los supervivientes. Era la misma estrategia que habían utilizado para adquirir el control de su sistema natal. Los capellanos, indulgentes y bondadosos como siempre, habían permitido que se instalaran en el nuestro hasta tener la seguridad de que se disponían a utilizar por segunda vez esa horrenda artimaña.
La representante capellana afirmó que sólo el coraje de la raza humana había impedido que los frasques se salieran con la suya. El cascarón recién liberado de Plenty -el orbital de mayor tamaño existente, recordémoslo-, sería entregado a la Tierra como recompensa. Capella se limitaría a proporcionar un comité de mantenimiento y dirección..., siempre que la Tierra.
E estuviese de acuerdo, naturalmente. Y, naturalmente, no tardó en saberse que los capellanos ya llevaban cierto tiempo adiestrando a ese comité.
El nuevo comité estaba compuesto por siete miembros. Todos eran humanos. El que entre ellos no hubiese ni un solo eladeldi indicaba que los capellanos confiaban en la humanidad, aunque los cínicos de siempre murmuraron que sólo indicaba desprecio.
El comité bautizó al orbital liberado con el nombre de Plenty, y afirmó que sería una combinación de paraíso fiscal, estación de servicio y base empresarial. La base empresarial no tardó en revelarse bastante precaria y los servicios ofrecidos no estaban a la altura de lo que prometían los folletos de propaganda, pero.

Página 84 de 455
 


Grupo de Paginas:                       

Compartir:




Diccionario: