Reconquistar Plenty (Colin Greenland) Libros Clásicos

Página 117 de 455

Cuando ríe se le escapa una especie de gorgoteo como el que podría hacer un bebé enorme, y luego empieza a hacer juajua-jua-jua y cada carcajada se le escapa directamente del estómago.
Mi tía Muriel tiene una barriga considerable. Cuando vivía con ella no paraba de engordar, y supongo que ahora debe de estar enorme. Nunca se ha preocupado demasiado por la ropa. Era capaz de pasarse el día entero rondando por la granja con un camisón o con una camiseta vieja y un par de bragas enseñando el trasero cada vez que se agachaba... ¿Sabes lo que solía decir? "Qué diablos, Tabs -decía-, si quieren pueden verte todo lo que les dé la gana. Y te aseguro que siempre quieren verlo...". Después levantaba un brazo y señalaba hacia arriba, allí donde los Mosquitos iban y venían en sus miniplaneadores, y era como si estuvieses viendo un montón de pétalos puntiagudos que bailaban por el cielo.
Pero no eran pétalos, claro. Y en Integridad 2 no hay cielo.
PRIMERO VIVIÓ EN LA LUNA Y DESPUÉS VIVIO EN ESE SITIO, ¿NO ES ASÍ, CAPITANA?
Mmmm... Sí, fue uno de los sitios donde viví. Tenía dieciséis años, o quizá diecisiete. Mamá consiguió un trabajo de montadora. Fuimos a vivir a un apartamento de la ciudad con montones de espacio libre y nada que poner en él. Mamá se pasaba todo el día y la mitad de la noche fuera trabajando, y pasaba la otra mitad de la noche durmiendo como un tronco. Yo me aburría mucho. No tenía nada que hacer, y era demasiado joven para conseguir un permiso de trabajo. Mamá no quería que empezáramos a quebrantar la ley apenas llegar, así que llamó a tía Muriel y tía Muriel dijo que de acuerdo, que no había ningún problema. Cuando vino a buscarme para llevarme con ella a trabajar en la granja parecía contentísima, pero yo no estaba muy segura de que aquello fuera a gustarme.
¿POR QUÉ NO?
Pues porque tenía la impresión de que la granja era un sitio aburridísimo.
Y lo era, claro.
Tía Muriel... Bueno, tía Muriel parecía haber salido de otra era. No la había visto nunca, ¿sabes? Tenía la piel más oscura que yo y más oscura que mamá, medía mi estatura pero era cuatro veces más grande en todas las otras dimensiones, y los cabellos le colgaban alrededor de la cabeza en una melena, desaliñada y tan larga como si se la cortara ella misma una vez al año.

Página 117 de 455
 


Grupo de Paginas:                       

Compartir:




Diccionario: