Reconquistar Plenty (Colin Greenland) Libros Clásicos

Página 124 de 455

Con Michael... Bueno, con Michael se suponía que debía mantenerme inmóvil mientras él me embestía jadeando con la cara enrojecida. Apreté los dientes y pensé que las incomodidades y desventajas del trato "cometa a cambio de polvo" no eran tan unilaterales como había creído al principio.
Cuando hubimos terminado, Michael se puso muy tierno y me empezó a hablar de cómo viviríamos cuando estuviéramos casados. Ya ni me acordaba de que ésa era la razón por la que había empezado a buscar un Mosquito... Oírle hablar de esas cosas hizo que me parecieran horribles. "Recuerda que eres una Rechazada -me dije-. Sigue pensando en la cometa".
Le dije más o menos lo que él quería oír sin llegar a hacerle ninguna promesa concreta, y le seguí la corriente porque me había dado cuenta de que la cosa no iba a resultar tan difícil como había creído. Michael se estaba quedando dormido encima de mi hombro. Me aparté cautelosamente en cuanto se durmió del todo, cogí ese uniforme suyo tan sexy -ahora ya no me parecía tan sexy-, y le quité la llave de la cometa del llavero. Me puse el uniforme a toda velocidad sosteniendo la llave entre mis dientes y fui hacia su cometa, pero supongo que debí hacer algún ruido porque Michael se despertó. Miré hacia atrás y le vi metiendo los dos pies en una pernera de sus pantalones mientras me llamaba a gritos.
-Un Mosquito siempre cumple sus promesas -respondí yo.
Saqué su cometa de los rieles. Me asombró ver lo poco que pesaba. Era muy hermosa y grande, negro silicio con líneas escarlatas... Cuando la saqué del hangar el sol hizo que las agarraderas del hombro parecieran convertirse en arco iris.
Las Rechazadas habían venido en masa para verme. Michael entró tambaleándose en la plataforma de lanzamiento. Iba a medio vestir y balbuceaba no sé qué sobre cursos de entrenamiento de dos meses. Oí la carcajada que soltó Murray en cuanto vio la ropa interior de Michael..., y me lancé.
Todo el mundo empezó a gritar. Tenía tanta prisa que no me había colocado la terminal ni la máscara.
No ponerme la máscara fue un error.
Estaba arriba. Estaba volando. Mi primer vuelo, Alice... ¿Te acuerdas de tu primer vuelo?
NO ES LO MISMO, CAPITANA.
Supongo que tú no tenías dieciséis años.
NO, PERO RECUERDO MI PRIMER VUELO CON USTED, CAPITANA.

Página 124 de 455
 


Grupo de Paginas:                       

Compartir:




Diccionario: