Reconquistar Plenty (Colin Greenland) Libros Clásicos

Página 126 de 455

Subí por el tubo y acabé quedando atascada en la zona de gravedad cero. Manoteé y di patadas, pero no sirvió de nada. No tenía ni idea de lo que debía hacer para salir de allí, y no tenía nada que pudiese arrojar. Mis ojos estaban llenos de lágrimas, así que ni tan siquiera podía ver con claridad. Ahí arriba había mucha más polución que abajo, ¿sabes? Empecé a toser y en cuanto hube empezado descubrí que no podía parar.
El tiempo fue transcurriendo poco a poco. Cada vez que las nubes se separaban un poco podía ver máquinas diminutas agrupándose en el suelo por debajo de mí. Después vi unos cuantos planeadores que venían hacia mí. Uno de ellos iba un poco por delante de los demás, y pensé que debía ser Michael. No quería que fuese él, te lo aseguro...
Y no era Michael. Era una silueta con máscara y traje de vuelo con los bolsillos llenos de equipo, y llevaba una terminal y había traído otra para mí, una como la que habría llevado en la cabeza si no hubiese despegado con tantas prisas, y su planeador tenía reactores aunque un Mosquito habría preferido la muerte a permitir que le vieran usando reactores. Era una mujer. Me enganchó y empezó a remolcarme hacia abajo.
-Cuando hayamos llegado a casa sabrás lo que es bueno, jovencita -dijo por la radio.
-¿Mamá? -dije yo.
¿ERA SU MADRE?
Pues claro. Y estaba muy, muy enfadada.
¿Y CUAL FUE LA REACCION DE SU TIA?
¿Tía Muriel? Oh, tía Muriel se rió muchisimo. Empezó a reír y no podía parar.
Los policías se lo tomaron bastante mal. Robar un planeador Mosquito, crear una situación potencialmente peligrosa en el espacio aéreo de I2, ser rescatada por empleados del consejo... Era un delito bastante grave para una menor de edad. Tuve que limpiar cristales durante diez semanas. Fuera.
Vivíamos en un barracón del Final y durante diez semanas apenas vi el interior del tubo. Nos hacían salir del barracón cuando amanecía, nos llevaban al exterior del tubo y nos dispersaban por la superficie para que quitáramos el polvo de los micrometeoritos que chocaban con los cristales. El resto del grupo... Bueno, eran peores que Carmen y las Rechazadas. Eran auténticos desechos sociales, ¿sabes? Tuve que pasar diez semanas viviendo con personas horribles que se negaban a trabajar y que no aportaban nada a la comunidad.

Página 126 de 455
 


Grupo de Paginas:                       

Compartir:




Diccionario: